Wastewater (spanish)

Como visto en esta foto, aguas residuales tratadas de Nogales, Sonora han estado fluyendo a través de la frontera por varios años.

Un equipo ambiental federal fue enviado al Condado Santa Cruz la semana pasada en respuesta a un informe de aguas residuales que fluyen a través de la frontera desde México en un área a varias millas al este de Nogales.

Sally Spener, portavoz de la Comisión Internacional de Límites y Aguas de Estados Unidos (IBWC por sus siglas en inglés), dijo que los investigadores encontraron bacterias en las aguas residuales tratadas que fluyen a través de la frontera a una velocidad de 80 litros por segundo, pero determinaron que no se trataba de aguas negras.

Según autoridades de Estados Unidos, las aguas residuales tratadas provienen de una urbanización de viviendas en el lado este de Nogales, Sonora, y han estado fluyendo hacia Arizona durante años.

El agua es descargada por un par de plantas de tratamiento de aguas residuales en el fraccionamiento Lomas de Anza, luego ingresa a un arroyo que fluye a través de la frontera en el área de Brickwood Canyon y Oso Wash, dijo Spener.

Brickwood Canyon se encuentra ubicado al sur del campo de golf de Kino Springs, en un área que ha sido utilizada durante mucho tiempo para la ganadería. Es una sección remota de la frontera entre Estados Unidos y México, al oeste del Río Santa Cruz, que a varias millas al norte, es recargado con aguas residuales tratadas de una planta en Rio Rico.

‘Riesgo menor’

Jeff Terrell, director de salud ambiental del Condado Santa Cruz, dijo que no había escuchado sobre el flujo transfronterizo en esa área, pero su departamento recomienda que las personas se mantengan alejadas del agua que cruza la frontera.

“Es un riesgo menor que si no fuera tratada”, dijo, “pero siempre existe un riesgo, porque no matará todos los microorganismos que existen”.

Terrell agregó que las personas deben mantener a sus animales fuera del agua, y que cualquier persona que cuenta con un pozo en el área debe considerar la posibilidad de controlar el agua.

Spener dijo que el flujo de aguas residuales podría no continuar durante todo el año debido a la lluvia estacional y otros factores, pero agregó que las aguas residuales han estado fluyendo “regularmente” a través de la frontera desde que las dos plantas de tratamiento comenzaron a operar hace varios años.

Ella dijo que las plantas fueron construidas por el constructor detrás del desarrollo de la vivienda, pero ahora son operadas por OOMAPAS, la empresa de servicios públicos de agua en Nogales, Sonora.

El IBWC fue notificado sobre el tema por el Departamento de Calidad Ambiental de Arizona (ADEQ por sus siglas en inglés), cual recibió un informe sobre el flujo de agua a través de la frontera en Oso Wash a principios de esta semana, dijo una portavoz de la agencia.

Spener dijo que la sección mexicana de IBWC había “contactado a la empresa de servicios públicos de Nogales, Sonora, para solicitar cualquier información actualizada que pudieran tener sobre las plantas de tratamiento mexicanas”.

(Traducción por Celina Cienfuegos.)

Load comments