Alambre

Soldados instalan alambre de púas en la valla fronteriza de Nogales en febrero de 2019.

A más de dos años después de que el Ejército de Estados Unidos colgara seis filas de alambre de púas en forma de espiral en la valla fronteriza en Nogales, el alcalde dice que todavía está presionando para que sea retirado.

En una llamada con el Senador Mark Kelly el mes pasado, el Alcalde Arturo Garino dijo que mencionó el tema del alambrado y lo que se podría hacer para retirarlo. Hablando en una reunión del Concejo Municipal de Nogales el pasado 3 de febrero, Garino mencionó la llamada telefónica, pero no se escuchaba muy entusiasmado, incluso con un nuevo presidente en la Casa Blanca.

“Le dije (a Kelly) que sé que el gobierno tiene la tendencia de, cuando ponen algo, es para mantenerlo siempre, no importa qué administración esté ahí. Pero veamos cómo está esta administración”, dijo Garino. “Y dije, en todo caso, que se retire el cable que llega hasta el suelo”.

Eso fue en referencia a la más reciente instalación de las filas más bajas de alambre, que se colocaron a lo largo de la cerca local en febrero de 2019. Las dos bobinas a lo largo de la parte superior de la cerca fronteriza se instalaron a partir del 6 de noviembre de 2018, el día de las elecciones, en respuesta a una caravana de migrantes centroamericanos que se dirigían hacia el norte a través de México para solicitar asilo en Estados Unidos.

Ambos movimientos fueron ampliamente criticados por funcionarios locales y líderes demócratas estatales, y muchos se quejaron de que la Administración Trump estaba jugando a la política, echando combustible a las llamas de lo que algunos llamaron una “crisis fronteriza” y dañando la imagen de una de las principales áreas comerciales de la ciudad.

Cuando los militares regresaron a Nogales en 2019, los grupos locales se apresuraron a condenar el cable colgante, que el concejo municipal lo calificó como “letal” en una resolución duramente redactada. El entonces concejal Marcelino Varona, Jr. dijo que el cable se agregó “solo para mostrar un punto de nuestros desembolsos”.

Por otra parte, La Patrulla Fronteriza calificó el cable como “absolutamente beneficioso” para los esfuerzos de los agentes por detener la actividad ilegal en la frontera, en una declaración hecha poco antes de que se instalaran las filas inferiores de cables.

Eso fue hace dos años. Ahora, con una nueva administración presidencial, Garino está retomando el tema y dijo el 3 de febrero que planea enviar cartas a los funcionarios en Washington D.C. para hablar sobre la eliminación del cable. Pero no está claro si otros harán del tema una prioridad.

La oficina de Kelly dijo en un comunicado que está “consciente de esta preocupación y está investigando el tema” y que el senador está “comprometido a garantizar una frontera segura y arreglar el sistema delicado de inmigración de nuestro país”.

El Diputado Raúl Grijalva, un demócrata de Tucson cuyo distrito congresista federal incluye el Condado Santa Cruz, dijo en un comunicado que anteriormente había pedido al los departamentos de Seguridad Nacional y Defensa que retiraran el cable y “continuará instando a lo mismo de la Administración Biden”.

El Supervisor del Condado Manuel Ruiz, quien representa a las áreas fronterizas locales en Nogales y al este de Kino Springs, dijo que tampoco le gusta el alambrado, aunque no estaba abogando activamente por que fuera retirado. Dijo que Garino no se había puesto en contacto con él sobre la carta, pero que estaría dispuesto a firmarla.

(Traducción por Celina Cienfuegos.)

Load comments