For Sale

Un gato camina frente a una casa en venta en la calle Crawford de Nogales.

Como en muchas comunidades en todo el país, el Condado Santa Cruz está experimentando un mercado de vendedores de viviendas a raíz de la pandemia de COVID-19.

El precio medio de una vivienda unifamiliar ha subido el 28 por ciento durante los primeros nueve meses del año, según los datos del Servicio de Listado Múltiple del Sur de Arizona (MLSSAZ por sus siglas en inglés). El aumento está siendo impulsado por la demanda y la falta de inventario de viviendas, ya que los constructores no pueden construir lo suficientemente rápido para satisfacer las demandas del mercado.

“Estamos en un mercado de alta demanda. Las casas se están enumerando, vemos que llegan múltiples ofertas y las casas no duran mucho en el mercado”, dijo Marybeth Hughes, quien trabaja para la asociación inmobiliaria local.

Yvette Palmer, agente inmobiliaria en el Condado Santa Cruz, dijo que algunos de los compradores son inversionistas locales o de fuera de la ciudad que compran las casas para venderlas con fines de lucro o convertirlas en propiedades de alquiler. Algunas personas de fuera del área local también buscan comprar casas aquí porque es más asequible que donde viven ahora.

Gabriel Gastelum, que tiene 40 años de experiencia en bienes raíces, dijo que vendió una casa en Río Rico a una pareja que perdió su trabajo en San Francisco este año. Habían logrado ahorrar $500,000, y descubrieron que podrían ir mucho más lejos aquí que en el Área de la Bahía debido a los precios de las viviendas drásticamente más bajos y un costo de vida más bajo.

“Nunca había visto nada como esto”, dijo. “No solo algunas personas ofrecen más de lo que se cotiza la casa, sino también he escuchado que un par de ellos han agregado cartas personalizadas con su oferta a los propietarios diciendo, por ejemplo, que aman y preservarán tradiciones como la decoración de cruces en las paredes”.

Sin embargo, mientras el aumento en los precios de las viviendas puede ser una buena noticia para los vendedores, los inversionistas, las personas que se mudan de los mercados más caros y los agentes inmobiliarios, es probable que esté poniendo la propiedad de una vivienda más lejos del alcance de muchos residentes del Condado Santa Cruz, donde el ingreso familiar medio era un estimado de $41,259 del 2015 al 2019, según las estimaciones disponibles más recientes del Censo de EE. UU. En Nogales, el ingreso familiar promedio estimado fue aún más bajo, $29,339.

El superintendente de las escuelas de Nogales, Fernando Parra, dijo que la colegiatura aún no se ha visto afectada por el aumento de los precios de las viviendas en la comunidad, pero le preocupa que, en última instancia, puedan resultar en una disminución de la matrícula en su distrito.

Y, Robert Thompson, director de la Autoridad de Vivienda de Nogales, dijo que algunas familias que no pueden encontrar o pagar una vivienda ya están compartiendo sus hogares.

Demanda súper exagerada

Si las casas se están volviendo más caras y difíciles de encontrar, ¿por qué no construir una propia?

Tiburcio Bazua, un contratista local, dijo: “Decir que la demanda es súper exagerada no describe adecuadamente lo que estamos viendo”.

Dijo que él y su equipo están comprometidos con los contratos de construcción hasta julio de 2022.

“Todos los días recibo de dos a cuatro llamadas de personas que nos dicen que ya están precalificadas y listas para construir. Simplemente no podemos mantener el ritmo, lo mismo ocurre con los subcontratistas: electricistas, plomeros, todos están ocupados”.

El número de permisos de construcción que el Departamento de Desarrollo Comunitario del Condado Santa Cruz ha emitido para las áreas no incorporadas del condado este año fue de 209 hasta septiembre, en comparación con 124 durante el mismo período el año pasado. La valoración de las viviendas construidas en lo que va de año es de 49.8 millones de dólares frente a 27.5 millones de dólares en los primeros nueve meses de 2021, según los registros del condado.

La Ciudad de Nogales no pudo proporcionar información sobre los permisos emitidos en los límites de la ciudad.

Por el momento, los precios más altos están aquí para quedarse debido a “las bajas tasas de interés y el bajo inventario”, dijo Palmer. Pero advirtió que, si la inflación continúa aumentando hasta el 2022, la Reserva Federal puede frenar al aumentar las tasas de interés, aumentando el costo de los préstamos.

(Traducción por Celina Cienfuegos.)

Load comments