Graphic

El Condado Santa Cruz, que alguna vez tuvo el número más alto de casos de COVID-19 por persona, en un estado considerado un foco de infección nacional para la pandemia de coronavirus, ahora ha presentado aproximadamente dos meses de disminución en el número de nuevos casos.

Eladio Pereira, director médico de Mariposa Community Health Center, dijo que dos factores están detrás de la desaceleración de los casos locales: el aumento de las pruebas, y más uso de cubre bocas, impulsado por los mandatos de los gobiernos del condado y la ciudad.

Jeff Terrell, director de servicios de salud del condado, dijo que atribuyó la disminución constante a una serie de factores, incluidos los residentes locales que se toman más en serio las recomendaciones de salud y seguridad.

“Quizás se lo están tomando un poco más en serio y en realidad están implementando esa guía que se ha publicado”, dijo Terrell.

Algunos residentes locales, como Zenon Reyes, comenzaron a usar una cubre bocas al comienzo de la pandemia. El Nogalense de 69 años dijo que tiene asma y su médico le indico usar una cubre bocas como medida de precaución.

Pero otros, como un hombre residente de Nogales, Jaime Lucero, dijo que comenzaron a cubrirse la cara después de que entraron en vigor los mandatos del uso de cubre bocas. Lucero dijo que le raspa un poco la barba, pero aparte de eso, se ha acostumbrado a usarlas.

“Creo que nuestro porcentaje de personas que usan máscaras aumentó drásticamente”, dijo Pereira.

Eliazar Lopez

Eliazar Lopez dijo que siempre usa cubre bocas cuando sale de su casa.

El recuento de casos locales comenzó a aumentar a mediados de mayo y principios de junio, semanas después de que el Gobernador Doug Ducey comenzara a suavizar las restricciones a los negocios de Arizona. En los siete días previos al 11 de junio, el Condado Santa Cruz agregó 386 nuevos casos de COVID-19. Tan solo el 20 de junio, el condado registró 123 casos más que el día anterior.

A medida que aumentaban los casos en todo el estado, los líderes locales convencieron a Ducey de que permitiera que los gobiernos de la ciudad y el condado impusieran los mandatos de cubre bocas. El 18 de junio, la ciudad de Nogales comenzó a exigir cubre bocas en público y el condado de Santa Cruz impuso su propia regla al día siguiente.

En los siete días anteriores al 2 de julio, el condado agregó 251 casos y los totales de casos nuevos han disminuido casi todas las semanas posteriores. El jueves pasado, el condado informó un total de 2,744 casos, solo 25 más que una semana antes.

Recientemente, Yuma superó a Santa Cruz como el condado de Arizona con el mayor número de infecciones confirmadas per cápita, según datos estatales. Y el Condado Santa Cruz también ha avanzado mucho en sus pruebas, en parte gracias a un bombardeo de pruebas, después de ocupar el último lugar en el estado en pruebas per cápita a principios de mayo.

Pereira dijo que más pruebas ayudan a identificar portadores asintomáticos, lo que puede retrasar la propagación de la enfermedad.

Terrell dijo que espera que continúe el bajo número de casos en el condado. Pero no descarta la posibilidad de una segunda ola en la comunidad.

“Simplemente no asumir que estamos fuera de peligro”, dijo.

En todo el estado de Arizona, los casos nuevos no comenzaron a disminuir hasta mediados de julio, pero han seguido una trayectoria descendente desde entonces.

(Traducción por Celina Cienfuegos.)

Load comments