Citizen smugglers

Esta fotografía compuesta, publicada por CBP el 1 de junio, representa algunos de los 13 arrestos de ciudadanos estadounidenses en los tres días anteriores por intentar pasar pequeñas cantidades de metanfetamina, heroína y fentanilo en sus cuerpos.

Los funcionarios federales dicen que han visto un cambio en las tácticas de contrabando de drogas en el área de Nogales desde que las restricciones temporales de viaje en la frontera entre Estados Unidos y México entraron en vigor en marzo.

Mientras los funcionarios de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP por sus siglas en inglés) solían atrapar regularmente a ciudadanos estadounidenses y mexicanos que cruzaban narcóticos a través de los puertos de entrada locales, las restricciones han dejado en gran medida a los ciudadanos estadounidenses hacer el trabajo sucio ellos mismos.

“Lo que hemos estado viendo en respecto a las incautaciones es que son muchos ciudadanos estadounidenses”, dijo la portavoz de CBP, Edith Serrano. “Se debe a que las restricciones de viaje están vigentes, lo que solo permite que los ciudadanos y residentes legales de EU entren al país”.

La administración del Presidente Trump implementó las restricciones de viaje, cuales afectaron principalmente a los ciudadanos mexicanos con visas de turista, el 21 de marzo en un esfuerzo por limitar la propagación del coronavirus. Desde entonces, las restricciones se han extendido tres veces y actualmente están vigentes hasta el 21 de julio.

Por su parte, México no ha impuesto ninguna prohibición de viaje a los ciudadanos estadounidenses que viajan al sur de la frontera, lo que da una oportunidad a las organizaciones criminales.

“Obviamente, las organizaciones de narcotraficantes van a ajustar sus tácticas comerciales en torno a las restricciones de viaje”, dijo Serrano.

Durante el fin de semana del 29 al 31 de mayo, por ejemplo, los oficiales de CBP en Nogales arrestaron a nueve mujeres y cuatro hombres, todos ciudadanos estadounidenses entre las edades de 18 y 46 años, después de que intentaron pasar pequeñas cantidades de metanfetamina, heroína y fentanilo en sus cuerpos.

Chad Plantz, agente especial adjunto a cargo de las Investigaciones de Seguridad Nacional (ICE HSI por sus siglas en inglés) en el área de Tucson, dijo que la práctica en la que los cruzadores fronterizos ocultan drogas en sus cuerpos también ha ido en aumento desde que las restricciones entraron en vigor.

Y sugirió que las dos tendencias: ciudadanos estadounidenses y contrabando de transportistas corporales, podrían estar relacionadas.

Poca confianza, cantidades más pequeñas

Según las estadísticas proporcionadas por Serrano, los oficiales de CBP en el área de operaciones de Tucson, cual incluye los puertos de Nogales, han realizado un total de 297 incautaciones de narcóticos que involucran a transportistas corporales hasta el momento en el año fiscal 2020, que comenzó en octubre pasado. Durante ese mismo período en el año fiscal 2019, los oficiales realizaron 177 incautaciones de transportistas corporales.

Serrano y Plantz especularon que la diferencia en los tiempos de espera en los carriles peatonales en comparación con los carriles de vehículos podría ser una razón para que las organizaciones criminales opten por transportistas corporales, ya que pueden ingresar sus drogas a Estados Unidos más rápido si tienen éxito.

Plantz agregó que, dada la menor cantidad de carriles para vehículos abiertos en los puertos locales en los últimos meses, los carteles de drogas también podrían creer que hay más inspecciones para los viajeros que conducen a través de los puertos.

Pero otra explicación para el aumento de los transportistas corporales dijo Plantz, es la falta de confianza en los nuevos reclutas que los carteles se ven obligados a encontrar a la luz de las limitaciones de viaje.

“Están reclutando ciudadanos estadounidenses que no conocen. No confían en ellos y probablemente no les estén dando la misma cantidad de drogas para cruzar”, dijo. “Son pequeñas cantidades donde pueden ocultarlos caminando”.

Explicó que los carteles de droga generalmente tienen conexiones más estrechas con los ciudadanos mexicanos a quienes normalmente reclutan para transportar las drogas, incluyendo el conocimiento de las relaciones familiares de las personas en caso de que el intento de contrabando no salga según lo planeado.

Para reclutar nuevos contrabandistas de ciudadanos estadounidenses, dijo Plantz, una táctica que los carteles están utilizando es la publicidad en las redes sociales para las personas que buscan ganar dinero rápidamente.

“Creo que es cualquiera quien esté dispuesto, cualquiera que responda al anuncio y esté dispuesto”, dijo sobre los reclutas.

(Traducción por Celina Cienfuegos.)

Load comments