Mariposa Community Health Center.jpg

Mariposa Community Health Center ha estado brindando atención médica a migrantes detenidos por el servicio de Aduanas y Protección Fronteriza.

A medida que las autoridades federales de inmigración se enfrentan a un mayor escrutinio sobre el tratamiento y la atención de los migrantes detenidos, especialmente los niños, el Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP por sus siglas en inglés) de Estados Unidos ha comenzado a llevar a los detenidos enfermos a las clínicas locales operadas por Mariposa Community Health Center (MCHC).

Cinco niños migrantes han muerto en instalaciones gubernamentales desde el diciembre pasado, incluido un niño guatemalteco de 16 años que murió el lunes en una estación de Patrulla Fronteriza en Texas.

En respuesta, las agencias federales están recurriendo a socios locales como MCHC en busca de ayuda.

En el Condado de Santa Cruz, CBP ha estado llevando migrantes a clínicas de MCHC en Nogales y Río Rico para exámenes y tratamientos desde marzo, dijo Eladio Pereira, director médico del centro de salud.

La agencia lleva de uno a 10 pacientes a las clínicas diariamente, dijo Pereira, estimando que menos de 200 pacientes han sido tratados hasta el momento. Se negó a dar detalles de las edades, géneros o países de origen de los pacientes.

“Nuestra misión es brindarle atención médica a todos, eso es todo lo que hacemos”, dijo Pereira. “No importa de dónde venga, de qué nacionalidad o qué idioma hable”.

Los pacientes bajo custodia de CBP no presentaron ninguna condición de salud inusual, dijo: “Resfriados, gripe, infecciones de la piel, cosas así”.

El gobierno le está pagando a la clínica por los servicios, y hasta ahora, dijo Pereira, MCHC ha logrado tratar a los migrantes sin tener que aumentar sus propios niveles de personal. Pero, agregó, “si continúa, si las cifras aumentan, es posible que tengamos que aumentar la capacidad y el personal”.

(Traducción por Celina Cienfuegos.)

0
0
0
0
0

Load comments