Nogales police

El Concejo de la Ciudad de Nogales votó la semana pasada para prohibir a la policía municipal el uso de “chokehold” – que significa agarrar a alguien del cuello – y adoptar una política de “el deber de intervenir” que requiere que los oficiales entren en una situación en la que otro oficial podría violar las reglas de conducta.

Los nuevos mandatos, cuales llegaron en forma de enmiendas a la política del uso de fuerza existente del Departamento de Policía de Nogales (NPD por sus siglas en inglés), estaban relacionados con “lo que ha estado sucediendo a nivel nacional”, dijo el Concejal Marcelino Varona, Jr., quien patrocinó la enmienda.

El país se ha encontrado alterado en las últimas semanas por incidentes de alto perfil de violencia policial contra personas de color y protestas contra la brutalidad policial. Pero la referencia de Varona fue lo más cerca que llegaron los miembros del consejo de mencionar el contexto nacional de la medida.

Y, agregó Varona durante la reunión del consejo del pasado primero de julio, “apoyo mucho la actuación policial”.

El concejo también adoptó una enmienda de reducción de escala al mismo tiempo en una votación unánime en la reunión de la semana pasada.

La política de uso de fuerza de NPD, que data de 1999 y fue firmada por el entonces jefe de policía, John Kissinger, ya instruyó a los oficiales para evitar el uso de la fuerza cuando sea posible.

“No cambia el enfoque fundamental de la política del uso de la fuerza, que es la fuerza que está autorizada, de hecho, apropiada para preservar la vida y la propiedad”, dijo el abogado de la ciudad, Mike Massee, sobre la enmienda aprobada en la reunión del consejo el primero de julio.

“Creo que esta es una buena adición a nuestra política actual sobre el uso de la fuerza”, dijo Kissinger, el ahora administrador interino de la ciudad.

Pero no estaba claro exactamente cómo la política cambiaría el trabajo de los oficiales de NPD.

El Concejal José “Joe” Díaz planteó preguntas sobre cómo NPD capacitaría a los oficiales sobre las políticas. Y, aunque Kissinger expresó su confianza en que el departamento lo manejaría adecuadamente, no hubo representantes de NPD que participaran en la discusión.

El jefe de policía, Roy Bermúdez, no respondió a un correo de voz ni a un correo electrónico que buscaba comentarios.

(Traducción por Celina Cienfuegos.)

Load comments