Active shooter (spanish)

Un oficial del Departamento de Policía de Nogales se prepara para entrar a la cafeteria de Nogales High School durante un entrenamiento de tirador activo en octubre 2017.

El mes pasado, el periódico Arizona Republic publicó los resultados de una investigación que catalogó 600 disparos policiales en todo el estado entre el 2011 y 2018.

Los reporteros observaron los documentos presentados ante los abogados del condado, que revisan los tiroteos policiales, y encontraron que 14 de los 15 condados del estado tenían registros de oficiales que dispararon a civiles.

¿El único condado sin ninguno? Santa Cruz.

El Alguacil Antonio Estrada dijo que el condado es “afortunado” de haber evitado los disparos de oficiales, y señaló un incidente en enero en el que un oficial difundió un intento de “suicidio por policía” sin disparar.

Estrada dijo que el incidente en Río Rico fue el “más cercano que hemos llegado” en los últimos años a un oficial que disparaba a un civil.

En ese y en varios otros casos durante el período de estudio del Republic, los oficiales locales han enfrentado situaciones en las que el uso de la fuerza probablemente se habría justificado.

Pero Roy Bermúdez, el jefe de la policía de Nogales, dijo que los oficiales de su departamento están entrenados para reducir una amplia gama de situaciones antes de recurrir a disparar sus armas.

Añadió que muchos oficiales provienen de la comunidad de Nogales y el departamento está al tanto de personas locales con antecedentes de enfermedad mental, que pueden desempeñar un papel en los casos en que los oficiales disparan a civiles. Cuando su departamento responde a una llamada relacionada con una persona con una enfermedad mental, dijo Bermúdez, a menudo conocen al individuo personalmente.

Muchos informes de tiroteos de policía destacan la raza de la víctima o el oficial. Tanto Nogales Police Department como el personal del sheriff del condado son en su mayoría latinos y bilingües, lo que hace que los departamentos sean más representativos de las poblaciones a las que sirven que muchos otros departamentos en todo el estado.

Estrada dijo que la capacidad de comunicarse y entender a las personas, tanto en lingüística como culturalmente, proporciona una ventaja en situaciones de alto estrés.

Casos federales

Sin embargo, mientras que los oficiales de la policía local y los oficiales del alguacil no están disparando a civiles, los agentes federales encargados de hacer cumplir la ley han estado involucrados en varios incidentes de tiroteo en los últimos años en el Condado de Santa Cruz.

Desde el 2010, los agentes de la Patrulla Fronteriza (Border Patrol) han disparado al menos a tres personas y los oficiales de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP por sus siglas en inglés), han disparado a dos conductores en los puertos de entrada locales.

Sólo uno de esos casos, el tiroteo transfronterizo de José Antonio Rodríguez, de 16 años de edad, por parte del agente de la Patrulla Fronteriza Lonnie Swartz, dio lugar a cargos penales. Swartz fue juzgado por fiscales federales y absuelto en noviembre pasado.

En los últimos años, dijo el abogado del condado, George Silva, las agencias locales de aplicación de la ley han dejado de realizar sus propias investigaciones cuando los agentes federales están involucrados en tiroteos. Eso deja las investigaciones a las agencias federales, que no presentan sus conclusiones al abogado del condado.

Estrada dijo que su departamento se negó a realizar algunas investigaciones para ahorrar tiempo y recursos, pero agregó que no hubo un acuerdo explícito o implícito para no investigar los tiroteos de los agentes federales.

(Traducción por Celina Cienfuegos.)

Load comments