Home under construction

Constructores trabajan en una vivienda nueva en Rio Rico.

En el 2020, en el Condado Santa Cruz, sigue creciendo la construcción de viviendas ya que el condado emitió permisos para construir más de 150 casas nuevas en los primeros 10 meses del año.

Es uno de los pocos puntos positivos para las empresas locales, ya que muchas industrias se han visto muy afectadas por el brote de COVID-19. Y, aunque la pandemia ha remodelado los mercados de construcción de viviendas en todo el país, los constructores locales dijeron que la demanda de viviendas en el Condado Santa Cruz es en gran parte la continuación de las tendencias a largo plazo.

“Todo el mundo está saturado por el trabajo”, dijo Tiburcio Bazua, cuya empresa contratista Bazua Builders está trabajando en aproximadamente 15 casas en el área local, principalmente en Río Rico. Añadió un momento después: “¡No saturado, extremadamente saturado!”

En los primeros tres meses de este año, el condado emitió más permisos de construcción de viviendas que durante el mismo período en el 2019. Pero en los siguientes tres meses, de abril a junio, las cosas se desaceleraron. Para julio, los permisos volvieron a subir, superando el 2019 en tres de los últimos cuatro meses.

Roxana Rentería, contratista general de Casoma Construction, dijo que la desaceleración de mediados de año podría estar relacionada con la pandemia de COVID-19.

“Supongo que todo el mundo estaba un poco asustado de seguir adelante, e incluso nosotros estábamos un poco asustados”, acerca de si los costos de los materiales aumentarían, dijo. “Cuando todo se cerró, disminuyo. Pero después de que todo volvió a abrir, ha estado muy ocupado”.

Hasta el mes de octubre, el condado ha emitido 154 permisos de construcción en el 2020. Ese número ya superó los 147 que se emitieron en todo el 2019, que fue el número más alto desde el 2008. Más de 100 de ellos se emitieron para propiedades en Río Rico, que ha experimentado el mayor crecimiento en los últimos años.

(Esas cifras no incluyen permisos en la Ciudad de Nogales o Patagonia, donde se han construido menos casas nuevas en los últimos años).

El precio de la madera ha aumentado drásticamente este año, lo que Rentería atribuyó en parte a que las trituradoras cerraron la producción en respuesta a la pandemia.

Bazua también notó el aumento en los precios de la madera y dijo que el concreto se ha escaseado. Pero, hasta ahora, esos inconvenientes no han sido suficientes para frenar el ritmo de los nuevos contratos.

“Dejé de hacer visitaciones de ningún tipo, ni hacer entrevistas, ni de concertar citas, porque ahora mismo estamos agendados hasta junio próximo”, dijo.

(Traducción por Celina Cienfuegos.)

Load comments