Syringes (spanish)

Un médico agarra un puño de jeringas durante una clínica de vacunación en carros por el COVID-19 en Nogales.

Las estadísticas de vacunación agregadas recientemente al tablero de información de COVID-19 del estado muestran que las personas que se identifican como hispanas o latinas, así como los miembros de la comunidad de 65 años y más, son los grupos étnicos y de edad con la mayor cantidad de vacunas administradas en el Condado Santa Cruz.

Y aunque esas tendencias no son sorprendentes en sí mismas, considerando la demografía del condado y el énfasis en vacunar a las poblaciones mayores de edad vulnerables, los hispanos todavía están siendo vacunados a una tasa significativamente más baja que su parte en la población del condado. Además, una cuarta parte de las personas vacunadas aquí hasta ahora han estado en la categoría de edad de entre 20 a 44 años.

El Dr. Eladio Pereira, director médico del Centro de Salud Comunitario de Mariposa (MCHC por sus siglas en inglés), dijo que esas cifras son más bien una representación de los grupos prioritarios a los que los trabajadores de salud locales se han dirigido hasta ahora, que a la comunidad en conjunto.

“Creo que la representación de esos grupos prioritarios no necesariamente representan a la comunidad... creo que, en este caso, los números reflejan más las categorías que se nos pidió que vacunáramos primero, más que nada”, dijo Pereira.

Según los datos estatales, un total de 8,584 personas habían recibido al menos una dosis de la vacuna contra el coronavirus hasta el lunes en el Condado Santa Cruz.

De esas personas, alrededor del 68 por ciento se identificó como hispano o latino, mientras que casi el 21 por ciento se identificó como blanco y alrededor del 11 por ciento eran otros/desconocidos. Las estimaciones del censo de Estados Unidos muestran que la población del condado es un poco más del 83 por ciento hispana o latina.

En términos de rangos de edad, casi el 42 por ciento estaba en la categoría de 65 años y más, y 25 por ciento tenía entre 20 y 44 años.

Pereira explicó que los jóvenes que recibieron información temprana sobre los esfuerzos de vacunación del condado incluyeron a muchos trabajadores de la salud, servicios de emergencia, agentes policiales, maestros y otros trabajadores esenciales.

Señaló que, aunque la población hispana y latina en el Condado Santa Cruz representa un porcentaje mayor que lo que reflejan las estadísticas de vacunación actuales, varias de las personas elegibles para recibir vacunas en las fases de prioridad 1A y 1B son personas que trabajan dentro del condado, pero no viven aquí.

Pereira dijo que espera que las estadísticas reflejen mejor la demografía de la comunidad una vez que el condado amplíe sus esfuerzos de vacunación a la población en general.

Aun así, dijo, MCHC ha estado tratando de expandir sus esfuerzos de alcance a las personas vulnerables que ya son elegibles para la vacuna.

“Siempre me preocupa la vulnerabilidad y el acceso”, dijo Pereira, y agregó que su equipo se ha estado acercando a los de habla hispana a través de segmentos de radio. Además, han estado realizando vacunas hasta los hogares de las personas que no pueden salir de su casa.

Señaló que otro grupo vulnerable incluye a los residentes que no tienen acceso o no están familiarizados con el Internet. Gran parte del registro previo del condado para la vacunación se ha realizado en línea en www.santacruzcountyaz.gov/732/COVID-19-Novel-Coronavirus.

Pereira también motivó a los ciudadanos habituales para ayudar a las personas vulnerables con sus registros de vacunas.

“Si los vecinos conocen personas de esa categoría que necesitan vacunarse, pero no tienen la tecnología, como vecinos, amigos, tenemos el deber de ayudar a los que no tienen acceso fácilmente”, dijo Pereira.

(Traducción por Celina Cienfuegos.)

Load comments