Cuando los agentes de la Patrulla Fronteriza le marcaron el alto a un vehículo en el retén de Interstate 19 el pasado diciembre, una pasajera admitió inmediatamente que estaba en el país ilegalmente y fue dirigida a una oficina cercana para ser interrogada.

“El agente de la Patrulla Fronteriza ve lo traumatizada que está. Él ve cuán aterrorizada está, y ve las heridas en su rostro y en su pecho y comenzó a interrogarla sobre eso”, dijo la fiscal del condado, Kimberly Hunley, a un jurado la semana pasada.

Durante la entrevista, dijo Hunley, la mujer declaró que había sido violada tres veces mientras se ocultaba en un escondite para inmigrantes indocumentados en Nogales, un informe que más tarde llevó al arresto de su presunto agresor, Sergio Alfredo Bernal, de 45 años de edad.

Después de escuchar la evidencia en su contra durante un juicio de una semana, los miembros del jurado, ocho mujeres y cuatro hombres, deliberaron en la tarde del pasado 13 de noviembre y regresaron a Santa Cruz County Superior Court para emitir su veredicto de que Bernal era culpable de un cargo de abuso sexual, así como cinco cargos de agresión sexual.

El veredicto de culpabilidad se produjo casi un año después de que la víctima denunció el crimen a los agentes de la Patrulla Fronteriza, quienes luego remitieron el caso al Departamento de Policía de Nogales (NPD por sus siglas en inglés) el 18 de diciembre del 2018 para una mayor investigación.

“La tragedia de la víctima comenzó con un sueño”, dijo Hunley en la corte, refiriéndose a la decisión de la mujer de ingresar ilegalmente a Estados Unidos con la ayuda de traficantes de personas. “Ella quería una vida mejor para sus hijos... pensó que, si pudiera llegar a Estados Unidos, podría proporcionarles esa vida”.

Sin embargo, las esperanzas de la víctima pronto se convirtieron en miedo después de que fue agredida sexualmente por un traficante de personas antes de cruzar la frontera, y tres veces más por Bernal, el cuidador de una casa de escondite en Nogales, Ariz., dijo Hunley.

Según la descripción detallada que dio la víctima sobre la casa donde se ocultaba, los oficiales de NPD la condujeron a través de áreas de Nogales que coincidían con su recuerdo y le pidieron que señalara cualquier casa que reconociera.

Al llegar al vecindario de Preston Hill, la víctima rápidamente señaló a Bernal como su agresor después de verlo parado afuera de una de las casas rodantes.

El abogado de Bernal dijo al jurado que se trataba de un caso de identidad equivocada e insistió en que los exámenes médicos del cuerpo de la víctima no habían resultado completamente positivos para el ADN de Bernal. Pero Hunley dijo que todavía había muestras fuertes de su ADN recolectadas de la ropa interior y el pecho de la víctima.

En declaraciones a Nogales International el día después de los veredictos de culpabilidad, Hunley dijo: “Estoy tan agradecida, en nombre de la víctima, que se hizo justicia aquí”.

La sentencia de Bernal está programada para el 16 de diciembre.

(Traducción por Celina Cienfuegos.)

Load comments