Border road

Van ampliando y nivelando la carretera previamente existente conocida como “Forest Road 222” como parte de la preparaciones para la construcción de un nuevo muro fronterizo.

Los equipos contratados por el gobierno federal han comenzado a abrir el acceso a través del Bosque Nacional Coronado en preparación para la construcción de un nuevo muro fronterizo al oeste de Nogales.

Un portavoz de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP por sus siglas en inglés) confirmó que el trabajo está relacionado con “Tucson 10/28 Project”, cual incluye la construcción de aproximadamente 43 millas de un nuevo muro fronterizo, de las cuales 21 millas de ellas están planeadas para el Bosque Nacional Coronado al oeste del Condado Santa Cruz.

“El proyecto Tucson 10/28 está actualmente en construcción y hasta la fecha se han completado aproximadamente cinco millas en el Condado Pima”, dijo el portavoz a través de un correo electrónico. “Se anticipa que los paneles comenzarán a instalarse en el Condado Santa Cruz en el otoño del 2020”.

En el Condado Santa Cruz, el trabajo hasta ahora incluye un camino de acceso bien nivelado, de aproximadamente 20 pies de ancho en los puntos, que comienza cerca de la milla 6 en el lado sur de Ruby Road. Sigue el camino de una carretera previamente existente conocida como “Forest Road 222” hacia las Montañas Pajarito, al suroeste.

El lado de una montaña, ubicada aproximadamente a media milla al norte de la frontera, fue cortada, dejando una gran cicatriz que es claramente visible para las personas que conducen hacia el Lago Peña Blanca. Eso fue hecho para crear un área de preparación para el próximo trabajo del muro fronterizo, según Jay Field, un oficial de información pública del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos, que otorgó el contrato de $1.28 mil millones para el proyecto a una compañía llamada Fisher Sand and Gravel.

Field dijo que Forest Road 222 era la única cuadrilla de carreteras en la que habían trabajado hasta el jueves pasado para acceder al lugar de trabajo. Pero el portavoz de CBP no descartó la posibilidad de abrir o mejorar más carreteras a medida que se desarrolla el proyecto.

“Se requieren caminos de acceso frecuentes para la construcción y, a medida que avanza la construcción, el contratista tendrá una mejor idea de los caminos de acceso necesarios y requeridos para el proyecto”, dijo el portavoz.

‘Cicatrices en el paisaje’

El Supervisor del Condado Manuel Ruiz, quien se enteró del proyecto por Nogales International, dijo que deseaba que el condado hubiera sido informado de antemano sobre los planes.

“Debido a que está en terrenos federales, no están obteniendo ningún permiso, así que no sabemos qué están haciendo”, dijo Ruiz.

Dan Millis del grupo ambientalista Sierra Club, dijo que Fisher Sand and Gravel “está dejando cicatrices en el paisaje y es probable que experimentemos muchos años de erosión incontrolada después de que Fisher empaque sus maletas y se retire”.

Agregó que el jaguar y el ocelote en peligro de extinción, así como la jabalina, el ciervo mulo, el venado de cola blanca, los coatíes, los coyotes y otras especies, se verán afectados significativamente por el proyecto en desarrollo, ya que sus hábitats serán destruidos por la construcción de carreteras y las barreras fronterizas bloqueen su migración.

“Más caminos en áreas silvestres provocan la fragmentación y destrucción del hábitat, lo que significa menos vegetación y cobertura del suelo para la vida silvestre, como aves y especies de caza”, dijo Millis. “Esta es una muy mala noticia para la economía de Arizona, cual depende del turismo, la vida silvestre y la caza”.

Fields dijo que la construcción real del muro fronterizo en el oeste del Condado Santa Cruz está programada para comenzar a fines de octubre o principios de noviembre.

(Traducción por Celina Cienfuegos.)

Load comments