Probes 1

La “llamada al público” provee la oportunidad de que los ciudadanos hagan comentarios o preguntas a sus representantes políticos durante juntas gubernamentales.

Omar García tomó el podio en una junta del gobierno municipal en mayo del 2019 frente al Alcalde Arturo Garino y al concejo de la ciudad y habló de la vez que su hijo casi fue arrollado por un vehículo de carga en la calle Frank Reed cerca de la preparatoria de Nogales. 

García fue uno de tres residentes que compartieron su preocupación con el tráfico pesado y la seguridad de peatones en el área. 

Los comentarios de García fueron expresados durante el proceso “llamada al público”, el cual es permitido por una ley estatal – mas no es requerido – pero que provee la oportunidad de que los ciudadanos hagan comentarios o preguntas a sus representantes políticos durante juntas gubernamentales. En sí, los ciudadanos pueden elegir tocar temas que son parte de la agenda de junta, así como temas personales como facturas de utilidades, eventos que estén planeando, o consternaciones por tráfico pesado en su vecindario entre otros. 

Cuando las restricciones por COVID-19 fueron implementadas hace un año, gobiernos de todos los niveles se vieron obligados a cerrar sus juntas al público, lo cual eliminó la posibilidad de una llamada al público. 

En el Condado Santa Cruz, algunos gobiernos han adoptado métodos los cuales todavía permiten que las voces de los miembros de la comunidad sean escuchadas aunque sea por acceso remoto. Sin embargo, en la Ciudad de Nogales, el proceso fue eliminado por completo. 

Bajo el nuevo sistema adoptado por la ciudad, si un ciudadano desea discutir un punto en la agenda de la junta pueden hacer comentarios por escrito al secretaria de la ciudad con 24 horas de anticipación (las agendas deben de ser publicadas con 48 horas de anticipación). Cuando el comentario sea reconocido y aprobado por el alcalde, el ciudadano puede formar parte de la junta por teléfono o por vía electrónica, esto de acuerdo al sub-administrador de la ciudad, John Kissinger. 

Anteriormente, miembros de la comunidad podían hablar durante la llamada al público con el simple hecho de asistir a la junta y apuntar su nombre en una tarjeta, sin requerir aprobación del alcalde o de ningún otro representante. 

Hasta estos momentos, bajo el nuevo sistema no ha habido participación de ciudadanos en las juntas del concilio, sin contar personas que han sido invitadas porque son contratistas o consejo legal que viene de fuera. Esto quiere decir que la opinión de ciudadanos ha estado ausente de las discusiones sobre temas como la anexión de áreas fuera de la ciudad, póliza municipal referente a facturas de utilidades, reglamento de marihuana para fin recreativo, y la respuesta de la ciudad ante la pandemia incluyendo restricciones y protocolos que afectan a los residentes día con día. 

Esto también quiere decir que en un período en el que lugares públicos están cerrados con fines de prevenir el contacto físico entre empleados de la ciudad y ciudadanos, miembros de la comunidad también se enfrentan a un proceso más complicado para contactar a sus representantes. 

Verlos a los ojos

La última llamada al público se llevó a cabo el 3 de marzo del año pasado, dos semanas antes de que las restricciones por la pandemia fueran establecidas. Durante esa junta, varios miembros de la comunidad dieron sus comentarios acerca a una propuesta que tenía como fin declarar Nogales una ciudad santuario para los seres no nacidos. 

La propuesta anti-aborto fue hecha a un lado después de las quejas de la comunidad.

“No permitimos que siguiera adelante porque hubo una llamada al público … porque pudimos verlos directamente a los ojos,” dijo Anne Doan, una residente de Nogales quien habló durante esa última llamada al público. 

“Si no hubiese habido una llamada al publico ahorita tuviéramos una ciudad santuario para los seres no nacidos,” agregó. 

La proposición fue reintroducida dos meses después, cuando el público ya no era permitido en las instalaciones de la ciudad ni en las juntas. Miembros de la comunidad opuestos a la proposición se reunieron afuera de la municipalidad. La proposición una vez más fue echa a un lado. 

La experiencia de Doan en la junta de marzo del 2020 muestra cómo es que la participación en una llamada al público le otorga a los ciudadanos un sentimiento de empoderamiento. Paul Lewis, profesor asociado de la escuela de política y estudios globales en la Universidad Estatal de Arizona (ASU por sus siglas en inglés), dijo que eliminar las llamadas al público en su forma tradicional puede tener efectos duraderos. 

“La gente que ya está desilusionada, que no confía o que piensa que la política no es para ellos, puede que se aparten más todavía'', dijo. 

Doan dijo que ella cree que existen otra formas de llevar a cabo las juntas y sugirió usar la plataforma electrónica de Zoom como alternativa, la cual permitiría que el público sea parte de la junta en vivo. Doan dice que le preocupan las consecuencias del nuevo sistema.

“Las repercusiones a largo plazo son que el alcalde y el concilio tienen todo el poder del mundo para tomar todo tipo de decisiones y nosotros no tenemos voz,” dijo. 

En otros lugares

Otros cuerpos gubernamentales en el Condado Santa Cruz han adoptado procesos similares en estos tiempos de pandemia al igual que la ciudad. Pero diferente a la ciudad, los procesos han resultado en la continuación de una llamada al publico. 

La mesa de supervisores del condado también requiere que las personas que tengan preguntas las manden por escrito al secretario, pero tienen hasta las 5 p.m. de la noche anterior a la junta. De ahí, los participantes pueden llamar directo a la junta y presionar *9 para hablar. Por lo regular los supervisores preguntan si personas que no tuvieron la oportunidad de hablar quieren participar. 

Durante la pandemia un número de personas ha usado la opción de llamar para comunicarse con la mesa de supervisores acerca de quejas sobre cómo se han contado las infecciones de COVID-19, para pedir que las restricciones por el coronavirus ante negocios sean levantadas, y para expresar si creen que eventos públicos deben de seguir en marcha. 

En el Distrito Escolar del Valle Santa Cruz (SCVUSD por sus siglas en inglés), la vocera Shannon Enciso explicó el proceso que ciudadanos que desean hablar durante una llamada al público deben tomar, requiere que sometan sus preguntas por escrito. De ahí, el distrito hace los trámites necesarios para que la persona asista a la junta en persona o por teléfono y de su opinión – incluso las personas que quieren criticar la política del distrito.

En un caso del año pasado, un representante del sindicato de los maestros de SCVUSD habló durante la llamada al público para expresar preocupación con la transparencia del distrito en asuntos relacionados con COVID-19.

SCVUSD también ha publicado instrucciones para participar en la llamada al público en su página web. Y al igual que la mesa de supervisores del condado, continúan llevando a cabo una llamada al publico. Algo que no se puede decir de la ciudad de Nogales. 

Antes de la pandemia, no siempre había personas que tomaban el podio durante la llamada al público en juntas del concilio de Nogales. Pero Lewis, el profesor de ASU, subrayó el valor que tiene motivar la participación pública aun en situaciones cuando el público se rehúsa a participar. 

“Las personas pueden proveer información a sus representantes, información que les puede proveer una lectura rápida acerca a la opinión pública sobre un tema en particular y qué tanto les importa ese tema,” dijo. “De otra manera, los representantes dependen de su equipo de trabajo para determinar cómo hacer las cosas y a veces eso es suficiente para que los representantes tomen decisiones.” 

Barreras del idioma?

Por ley, los eventos oficiales de gobiernos deben llevarse a cabo en Inglés, y la población de la ciudad tiene más personas de habla hispana en comparación a SCVUSD y al condado. De cualquier manera, el concejo de Nogales ha permitido que miembros de la comunidad se dirijan a ellos en español durante la llamada al público. 

Francis Glad, residente de Nogales y la directora del Partido Demócrata del Condado Santa Cruz, dice que la ciudad tiene la posibilidad de hacer más para motivar la participación y para asegurarse que residentes estén al tanto de que existe la opción de hablar. “Aunque sea estar al tanto de lo que otras ciudades están haciendo o lo que nuestro condado está haciendo,” dijo. 

Glad dijo que ella no cree que la mayoría de la comunidad de habla hispana esté en desventaja cuando se trata de participación política en Nogales, pero cree que la ciudad puede hacer más por aquellos que no hablan Inglés. 

“Aunque solo sea traducir que sus comentarios son bienvenidos,” dijo. Glad dice que cree que la comunidad de habla hispana puede evitar participar en el proceso de decisiones político porque no están al tanto de que pueden participar en su propio idioma. “Puede ser intimidante para las personas que no saben del proceso'', agregó.

No está claro cuándo será que la llamada al público regrese a las juntas del gobierno de la ciudad. 

El gobierno del condado reabre sus puertas y permite que el público asista a sus juntas con cupo limitado pero las puertas de la ciudad continúan cerradas a la comunidad. 

Kissinger dijo que representantes de la ciudad se reúnen regularmente con el fin de decidir si las juntas permanecerán cerradas al público. Hasta hoy, no hay suficientes personas vacunadas contra el COVID-19 para reducir riesgos, dijo. 

(La reportera Lidia Terrazas trabaja con el Nogales International en un proyecto especial de largo plazo llamado “Voces Calladas: Out of the Shadows,” con el objetivo de examinar la participación política entre los residentes de habla hispana del área, identificar barreras y buscar formas de mitigarlas.)

Load comments