Catholic schools (Spanish)

Varios carros, la mayoría con placas de Sonora, se forman en línea en Oak Street enseguida de la Escuela Católica Sagrado Corazón para recoger a los niños en una tarde de agosto.

Una tarde reciente, Claudia Guerrero estaba sentada en su auto estacionado cerca de la esquina de las calles Oak y Walnut en el centro de Nogales. Después de esperar en la fila en la frontera entre Estados Unidos y México, había venido a recoger a su hija Ariadna a la Escuela Católica del Sagrado Corazón, donde cursa quinto grado.

El comienzo del año académico a principios de este mes significó que muchos estudiantes jóvenes como Ariadna una vez más cruzarán de Nogales, Sonora a Nogales, Ariz. para ir a la escuela. Eso es un cambio con respecto al año pasado, cuando las clases se impartían en línea y luego en un modelo híbrido.

“Es mejor”, dijo Guerrero, cuya hija ha estudiado en el Sagrado Corazón durante toda la escuela primaria. “Mi hija viene un poquito más entusiasmada a las clases”.

¿El único inconveniente de este año? “Se hacen muchas filas”, dijo, estimando que pasa entre una hora o una hora y media en fila en los puertos de entrada locales.

En otro año escolar que se ha complicado por la pandemia de COVID-19, las dos escuelas católicas de Nogales dicen que en realidad han atraído a más estudiantes, muchos de ellos de familias mexicanas motivados por la perspectiva del aprendizaje en persona. Algunas escuelas en Nogales, Sonora, comenzaron la instrucción en persona la semana pasada, pero muchas aún no estaban listas.

“Se corre la voz de que lo estamos haciendo en persona”, dijo Sandra Contreras, directora de la Escuela Católica Lourdes (LCS por sus siglas en inglés). Este año, dijo, la escuela con educación desde el kínder hasta el último año de preparatoria agregó 32 familias nuevas, más que un año normal en el que recibirían de 15 a 20.

Roxanne Terán, directora del Sagrado Corazón, que ofrece educación desde el jardín de niños hasta octavo grado, dijo que su escuela también había atraído a familias de México que buscaban instrucción en persona. Este año, el Sagrado Corazón comenzó el año con 181 estudiantes, en comparación con 133 al comienzo del año académico 2020-2021.

En ambas escuelas católicas de Nogales, los estudiantes que viven en México constituyen una parte considerable de la inscripción total. Contreras dijo que es alrededor del 45 por ciento en Lourdes, y Terán dijo que es del 42 por ciento en el Sagrado Corazón.

Muchos de ellos son ciudadanos estadounidenses que están exentos de las restricciones de viaje que aún existen en la frontera. Pero para aquellos que no lo son y que necesitan prueba de viaje esencial, las escuelas han tenido éxito enviando cartas a Aduanas y Protección Fronteriza de los EE. UU. en su nombre.

“No hemos tenido ningún problema con la frontera”, dijo Contreras.

(Traducción por Celina Cienfuegos.)

Load comments