Coatimundi Middle School

Las alumnas del sexto grado Valerie Felix, izquierda, y Dania Cazares expresaban emoción y ansiedad al comenzar sus estudios en Coatimundi Middle School.

El alumno Samuel Velásquez y su amigo Christian Ibarra, ambos de sexto grado, se reclinaron sobre uno de los bancos en el campo de Coatimundi Middle School, enfocándose y señalando dos papeles que estaban colocados frente a ellos antes de que comenzaran sus clases el pasado lunes 5 de agosto.

Un par de minutos después, los dos amigos concluyeron que habían tomado cuatro de las seis clases juntos para su primer año de secundaria.

“Estoy muy emocionado de ver qué hay de nuevo en nuestra vieja escuela”, dijo Velásquez. Agregó que asistió al mismo campus cuando era estudiante de quinto grado el año académico pasado, cuando el sitio todavía era San Cayetano Elementary School.

Después del cambio de campus este verano, Coatimundi Middle School inició su primer día de clases en su nueva ubicación más grande en el lado oeste de Río Rico. San Cayetano, mientras tanto, se trasladó al antiguo sitio de Coatimundi en el sureste de Río Rico.

Velásquez, quien ya estaba ansioso por asistir a un campus diferente este año, dijo que el intercambio obtuvo un lado negativo.

“Estoy un poco triste porque el antiguo campus estaba a poca distancia de mi casa, así que tengo que tomar el autobús ahora”, dijo.

Aun así, Velásquez seguía entusiasmado por indagar en una escuela completamente nueva con diferentes maestros y personal. Otros que caminaban por el campus el primer día de clases reflejaron la misma actitud, mostrando una combinación de miedo y emoción.

Coatimundi Middle School

Amigos se reunen en el comedor de Coatimundi Middle School al comenzar sus estudios de septimo grado el 5 de agosto.

Para los padres Juan y María Mundo, que terminaron algunos detalles de última hora para la inscripción de su hijo en sexto grado el 5 de agosto, el traslado de la escuela quedó más cerca de su hogar, lo que les ahorró la molestia de llevar a su hijo al otro lado de Río Rico todas las mañanas.

“Es un cambio beneficioso para nosotros porque todavía habría tenido que asistir a esta escuela, solo en el otro campus. Ahora está mucho más cerca de nosotros”, dijo María.

Savannah Bustamante, una estudiante de octavo grado en Coatimundi, dijo que el campus más grande la puso nerviosa después de haberse acostumbrado al edificio más pequeño en la ubicación anterior.

“Me gustaba el antiguo campus, era pequeño e interior. Ahora da miedo porque no conocemos realmente este campus. Podríamos perdernos porque no sabemos dónde está la mitad de nuestras clases”, dijo, riendo entre sus palabras mientras pensaba en la posibilidad.

La directora de Coatimundi, Rebekah Cabrera, estuvo de acuerdo en que el nuevo campus requeriría que los estudiantes y el personal se adapten un poco, pero se sintió confiada de que pronto resultaría ser un cambio positivo.

“Nuestro otro sitio era bastante pequeño, así que esto solo nos da espacio, les da a nuestros estudiantes la oportunidad de estar afuera”, dijo, y agregó que varios estudiantes mostraron su emoción semanas antes de regresar a la escuela.

Algunas familias, dijo Cabrera, habían realizado visitas al campus antes de que la escuela comenzara a ayudar a los maestros y al personal a establecerse en sus nuevos edificios y aulas.

“Tengo que decir que la comunidad ha sido increíble. Todos han sido muy positivos”, dijo.

(Traducción por Celina Cienfuegos.)

Load comments