Christmas village

Una de las casas navideñas en Karam Park, decorada con luces coloridas.

Una nueva exhibición navideña en Karam Park está brindando a los visitantes del centro de Nogales una diversión muy colorida.

Una variedad de casas de tamaño infantil se alinean en los pasillos de la entrada sur del parque, cada una decorada de manera diferente con guirnaldas de Navidad, luces, nochebuenas y varios Santa Claus.

“Mi idea es atraer a más gente de diferentes lugares, sea gente de Patagonia, Tubac, Phoenix, de Nogales, Sonora, obviamente”, dijo la Consejera Esther Melendez-Lopez sobre el proyecto, cual fue patrocinado por la Ciudad de Nogales. “El desfile es un atracción bonita pero es solo una atracción de un día, entonces necesitábamos algo más”.

La ciudad proporcionó un total de 20 casas, junto con luces de Navidad, para iluminar el parque mientras las personas visitan el área para sus compras navideñas.

El pasado viernes por la tarde, el segundo día después de que se instalaron todas las casas, las familias mostraron su emoción y entusiasmo por la nueva exhibición, con algunos padres tomando fotos de sus hijos mientras posaban frente a las casas.

Muchas de las escuelas de Nogales decoraron una casa para el proyecto, así como otras organizaciones, como el Nogales Mercado, el Consulado de México y Bowman Senior Residences.

Una de las ventanas al costado de la casa decorada por Bowman muestra a una pareja de abuelos reunidos junto a una chimenea. Pero la característica de la que todos estaban más entusiasmados y orgullosos, dijo Marco Antonio Flores, un residente de 70 años de edad, fueron las cartas a Santa que escribieron algunos de los residentes.

“Cuando alguien trajo este buzón en miniatura, fue cuando tuve la idea para los residentes de escribirle a Santa lo que nunca recibieron en su infancia”, dijo. “Por ejemplo, el mío fue que nunca obtuve mi arma de municiones”.

Otros seis residentes participaron en escribir sus cartas a Santa, algunos mencionaron que nunca recibieron la muñeca de trapo que querían cuando eran niñas.

“Santa, nunca me trajiste una bicicleta que tanto deseaba. Ahora ya soy una anciana y no la podría usar. De todas maneras, gracias por tanto”, escribió Magda, una residente de Bowman.

Flores agregó que la idea detrás de las cartas era preservar la cultura de Bowman Senior Residences para personas mayores, en lugar de simplemente hacer que la casa se vea bonita.

“No queríamos ir y simplemente mezclar todo el asunto. Quería asegurarme de que sea representativo de la edad y la sabiduría de las personas que viven aquí”, dijo Flores.

(Traducción parcial por Celina Cienfuegos.)

Load comments