Al igual que en la mayor parte del resto del país, las personas que enfrentan el desalojo en el Condado Santa Cruz obtuvieron una prórroga la semana pasada cuando la moratoria federal de desalojos, que impedía que la mayoría de los inquilinos afectados por la pandemia de coronavirus fueran expulsados ​​de sus hogares, se extendió luego de un breve lapso.

Aun así, el condestable del condado, Eddie Huerta, dijo que los tribunales locales han continuado procesando las solicitudes de desalojo durante la moratoria, aunque no ha entregado ningún aviso de desalojo que involucre a personas directamente afectadas por la pandemia.

“Todavía estamos procesando los desalojos, pero no los vamos a desalojar”, dijo Huerta. “Pero si la moratoria se levanta, entonces no tienen que pasar por todo el proceso. Ese mismo día, una vez que se levante, serán desalojados”.

La moratoria de desalojo actualmente permanecerá en vigor hasta el 3 de octubre.

Para aquellos que enfrenten desalojamiento u otras dificultades financieras que involucran sus gastos de vivienda, el gobierno del Condado Santa Cruz está promoviendo un programa de asistencia conocido por las siglas ERUMA, que se extenderá hasta mayo de 2022.

El condado ha recibido $500,000 del programa y, para el 3 de agosto, un total de 14 familias locales se habían beneficiado de él. Mary Dahl, coordinadora de proyectos especiales del condado, dijo que se habían utilizado aproximadamente $43,000 para cubrir sus gastos asociados con hipotecas, alquiler y servicios públicos como agua, gas y electricidad.

Dahl agregó que las familias deben cumplir con dos requisitos clave de elegibilidad para recibir fondos de ERUMA: deben demostrar un ingreso bajo a moderado, cual varía según cada hogar, y demostrar que la asistencia financiera es necesaria debido a los impactos de la pandemia de coronavirus.

Algunos ejemplos de impactos relacionados con COVID, dijo, son las personas que pierden sus empleos u horas de trabajo debido a la pandemia, alguien de la familia se enferma o los padres tienen que quedarse en casa para cuidar a los niños durante el aprendizaje a distancia.

“Hay muchas razones por las que las personas sufrieron económicamente a causa de COVID, no solo la pérdida del empleo o la enfermedad. Hay muchas razones”, dijo Dahl, y agregó que el dinero se usa directamente para pagar las deudas de las personas, en lugar de entregárselo a las familias.

Para solicitar el programa ERUMA u obtener más información, incluidos los requisitos de ingresos, consulte bit.ly/3CdzUAS o comuníquese al (520) 375-7800.

(Traducción por Celina Cienfuegos.)

Load comments