BP

Una patrulla de Border Patrol vigila la muralla fronteriza en Nogales.

Las agencias federales advierten a los funcionarios locales que podrían comenzar a liberar a los solicitantes de asilo que cruzan la frontera en las calles de Nogales – una posibilidad que plantea dudas sobre los riesgos del COVID-19, la capacidad de la ciudad para proporcionar recursos a los migrantes y las motivaciones de las agencias proponer un cambio de política que no se ha empleado previamente en el área local.

Las advertencias, que fueron ampliadas por el Alguacil David Hathaway durante una entrevista reciente con Fox News, se producen cuando la administración Biden busca reducir las rígidas políticas fronterizas implementadas por el ex-presidente Trump.

“Los oficiales de la Patrulla Fronteriza me han preguntado: ‘Sheriff, ¿dónde quiere que liberemos a esta gente en su condado?’”, dijo Hathaway durante una entrevista el 6 de marzo con el presentador de Fox News, Neil Cavuto.

Sin embargo, un portavoz de la Patrulla Fronteriza le dijo a NI el 9 de marzo que la agencia no había liberado a ningún solicitante de asilo en el sector de Tucson, cual incluye a Nogales, aunque estaban hablando con “socios locales y accionistas” sobre la posibilidad de hacerlo en el futuro.

Sara Ritchie de la Iniciativa Kino para la Frontera, un grupo jesuita que atiende a migrantes en Nogales, Sonora, dijo que la carga retórica en torno a la liberación de solicitantes de asilo, “está implicando cierto nivel de criminalización, criminalizando a esta población, que también es increíblemente imprecisa”.

Vicki Gaubeca, directora de la Coalición de Comunidades de la Frontera Sur, dijo que los comunicados podrían ser parte de una agenda política más amplia.

“Una parte de mí quiere creer que la Patrulla Fronteriza está liberando intencionalmente a individuos en las comunidades porque quieren alimentar esta narrativa de una crisis en la frontera”, dijo.

Mensajes contradictorios

Las agencias y organizaciones locales en Nogales están atrapadas entre las narrativas, ya que han recibido mensajes contradictorios por parte de la patrulla fronteriza.

En la tarde del 8 de marzo, el Departamento de Policía de Nogales (NPD por sus siglas en inglés) recibió una llamada de la Patrulla Fronteriza diciendo que iba a liberar a cuatro o cinco migrantes ese día en Terrace Avenue, junto al Puerto de Entrada Dennis DeConcini, según el Jefe Roy Bermudez.

Pero cuando un sargento de NPD se dirigió a Terrace Avenue, no vieron nada fuera de lo común.

“No había nadie que se destacara como nada, era simplemente Terrace Avenue normal a las 4:30 de la tarde”, dijo Bermúdez.

En Crossroads Nogales Mission, un refugio para personas sin hogar en Morley Avenue, el director, Bert Wenke, dijo que la instalación preparó una política para atender a los solicitantes de asilo liberados después de que la Patrulla Fronteriza dijera que podrían liberarlos en la ciudad.

Los migrantes que dieron negativo en la prueba de COVID-19 y tienen documentos que muestran su fecha de corte de inmigración pueden recibir comidas y permanecer hasta tres noches en los refugios para hombres y mujeres de Crossroads, dijo Wenke. Si llegan sin una prueba, pueden quedarse una noche en catres en la capilla del refugio, hacerse una prueba al día siguiente en el Hospital Holy Cross y luego trasladarse al refugio si el resultado es negativo.

Sin embargo, hasta el jueves pasado, los migrantes no habían terminado en el refugio, según Jason González, quien manejó la comunicación de Crossroads con la Patrulla Fronteriza.

El portavoz de la Patrulla Fronteriza reconoció que había habido confusión sobre la liberación de migrantes, pero no respondió específicamente a una pregunta que se le hizo porque la agencia no proporcionó más información para aclarar las cosas.

(Traducción por Celina Cienfuegos.)

Load comments