Dojaquez

Henry Dojaquez celebra sus 100 años en 2017.

Henry Dojaquez ha vivido en Sonoita durante mucho tiempo. “He estado aquí por 91 años, más que cualquier otro ser humano”, anunció con un brillo en sus ojos.

Aunque nació en 1917, no se considera a sí mismo como de 101 años. De acuerdo con la manera en que Henry calcula el tiempo, acaba de cumplir 1 año y espera con anticipación su segundo cumpleaños el próximo otoño.

Henry y su esposa Mary, quienes crecieron en River Road en Nogales, tuvieron dos hijos, Henry, Jr. y Helen. También criaron a las dos hijas de Mary: Mary Ann y Polly. Ahora está bendecido con una familia cada vez más amplia de nietos, bisnietos y numerosos sobrinos y sobrinas cuyas imágenes enmarcadas cubren cada espacio disponible en su hogar.

Los padres de Henry llegaron a Estados Unidos desde México a principios del siglo XX.

Miguel Dojaquez, su padre, llegó a Arizona en 1907 para trabajar en el ferrocarril. Luego comenzó a trabajar como vaquero en algunos de los grandes ranchos del área.

La madre de Henry, Felicita Escalante, llegó a Helvetia Mines al norte de Sonoita en el año 1905 con sus padres. Su padre trabajaba en las minas y Felicita asistía a la escuela de una sola aula ahí. Ella y Miguel se casaron y criaron una gran familia con 11 hijos sobrevivientes. John fue el mayor, luego Henry siguió por otros nueve.

Ahora él y su hermana menor, Minnie Kunde, quien vive en Elgin, son los únicos hermanos que quedan.

Vida ranchera

Cuando se creó Civilian Conservation Corps (CCC) en 1933, la edad mínima para ingresar era de 18 años. Henry, así como otros, mintió un poco acerca de su edad para obtener una de las posiciones más codiciadas. La oportunidad de ganar $5 mensuales y enviar otros $25 a casa para ayudar a la familia, fue una bendición para las familias afectadas por la pobreza durante la Gran Depresión.

Mientras trabajaba en el CCC, Henry trabajó en Flux Canyon y en la antigua estación de guardabosques de adobe en la Patagonia, y ayudó a construir carreteras y una torre de vigilancia en las montañas Chiricahua.

La familia de Henry se mudó a Sonoita cuando su padre comenzó a trabajar para el ranchero H.C. Larrimore.

“Comencé en el rancho cuando tenía 18 años”, recordó.

Tres años después, su padre murió en un accidente y Larrimore le dio a la madre de Henry el derecho a vivir en la casa del rancho de por vida. Henry ayudó a criar a sus hermanos menores (el menor tenía 4 años en ese momento) y tomó el lugar de su padre en el rancho de Larrimore durante varios años. Cuando un trabajo en el departamento de carreteras del estado estuvo disponible, aprovechó la oportunidad.

Aproximadamente seis años después, perdió a su amada madre en un accidente automovilístico en State Route 82.

Henry compró la propiedad de Larrimore en 1950, y ha vivido en ese mismo lugar, al norte de la intersección en Sonoita, durante la mayor parte de su vida.

Hoy, Henry continúa entreteniendo a sus amigos y familiares con sus historias y bromas humorísticas. También juega póquer todas las semanas con un grupo que comenzó en 1964.

Él espera con entusiasmo su segundo cumpleaños el 1 de septiembre.

(Traducción por Celina Cienfuegos.)

0
0
0
0
0

Load comments