Jardin

El Padre Alex Tigga y su jardín de flores en Patagonia.

Una cuadra modesta en Patagonia recientemente florece con mucho color.

Claveles, coreopsis, rosas, girasoles y otras flores decoran un jardín en las afueras de la iglesia católica St. Therese of Lisieux, a dos calles de la avenida principal de la ciudad, Naugle Avenue.

“Nunca había visto, en los 40 años que he estado aquí con muchos sacerdotes, que la iglesia se vea así”, dijo Judy Starbuck, parroquiana de la iglesia.

“Es fantástico”, agregó.

El jardín es obra del Padre Alex Tigga, un sacerdote que ha trabajado en la iglesia desde 2019 como parte de una misión que lo ha llevado por todo el mundo.

“Pensé que no iba a crecer nada, porque está seco y desértico”, dijo Tigga, refiriéndose a cuando había llegado recientemente al área local. “Entonces, comencé a plantar poco a poco y en un año hice un hermoso jardín. Todo salió bien”.

El espacio del jardín se encuentra detrás del salón parroquial, en la esquina de 3rd Avenue y Rothrock Alley en Patagonia. Antes de que Tigga se hiciera cargo, era un espacio verde simple con algunos árboles. Las fotos de Google Maps de 2016 muestran un césped cuidadosamente cortado y un camino pavimentado.

Ahora el espacio está decorado con hileras de flores y suculentas, la mayoría plantadas en la tierra y otras en macetas, además de un santuario para la Virgen de Guadalupe.

Jardin

Flores en el jardín afuera de la iglesia católica St. Therese of Lisieux en Patagonia.

Tigga creció en Chattisgarh, en el centro de la India. Es un estado agrícola que recibe el sobrenombre de “Plato de arroz de la India” por su cultivo más importante. Aprendió a trabajar en el campo y con las plantas de su padre, que es agricultor.

“Plantar y hacer esas cosas, lo he estado haciendo desde la infancia”, dijo.

Cuando comenzó sus estudios religiosos y se trasladó a un seminario, mantuvo la práctica. Dijo que sus años en el seminario involucraron mucho trabajo en la jardinería y otros trabajos manuales.

Tigga ingresó al sacerdocio y se unió a la congregación de Misioneros de San Francisco de Sales. Su primera asignación lo llevó a Mozambique, donde permaneció durante 10 años. Luego, aproximadamente hace ocho años, Tigga se mudó a Arizona, donde inicialmente trabajó en las comunidades de Kearny y Hayden.

En todos los lugares a los que ha ido, dijo Tigga, ha cultivado jardines. En Patagonia, él hace la mayor parte del trabajo, pero recibe ayuda de personas que lo ayudan con el riego la mayoría de las semanas.

Tigga dijo que la clave para mantener el colorido jardín en un clima desértico es principalmente la atención: “Yo cuido las plantas, y conozco cada planta”.

Pero también dijo que toda una vida de experiencia con la siembra le ha dado buenos instintos.

“Creo que tengo buena mano para la jardinería”, dijo.

(Traducción por Celina Cienfuegos.)

Load comments