Salud mental

El Instituto Nacional de Salud Mental (National Institute of Mental Health en inglés) ofrece consejos para evitar ansiedad y depresión durante la crisis del coronavirus.

Las estadísticas muestran un aumento a nivel nacional en las personas que enfrentan problemas de salud mental a raíz del coronavirus y sus efectos secundarios.

The Washington Post informó que una línea directa de emergencia federal para personas con aflicción emocional vio un aumento de más del 1,000 por ciento en abril, en comparación con el mismo momento del año anterior.

Pero los respondedores de emergencias y salud mental en el Condado Santa Cruz que comentaron para esta historia dijeron que no habían visto ese tipo de impacto dramático en la comunidad local.

“En realidad, la solicitud de servicios se ha mantenido constante durante todo este año”, dijo Yassar Canchola, supervisor clínico de Servicios de Salud y Comportamiento del suroeste de Arizona (SEABHS por sus siglas en inglés) en Nogales. “Tenemos el mismo número de pacientes. Tenemos el mismo patrón de personas que desean inscribirse”.

Pero Alberto Durazo, del Consejo Hispano Pinal, que ofrece servicios de salud de comportamiento en el condado de Santa Cruz, dijo que ha visto un aumento en las solicitudes de ayuda en las últimas semanas.

Mientras que su promedio típico de admisión a nuevos miembros es de aproximadamente cuatro por semana, dijo Durazo, él ha estado viendo entre siete y diez nuevas personas que solicitan asistencia semanalmente.

“Con el COVID-19, esto ha aumentado porque estamos lamentando todo en este momento: la pérdida de libertad, la pérdida de socializar y todo eso”, dijo. “La gente se pone ansiosa”.

Gritos de ayuda

De enero a mediados de mayo, la Oficina del Sheriff del Condado Santa Cruz recibió aproximadamente 10 llamadas relacionadas con personas que sufren una crisis de salud mental, como depresión o que contemplan el suicidio, dijo el Sargento Santiago Gonzales, portavoz del departamento.

Pero ese número se redujo de las 14 llamadas que recibió el sherifato durante el mismo período del año pasado.

“Quiero señalar que recibimos llamadas de las escuelas sobre estudiantes que hacen comentarios suicidas”, dijo Gonzales. “Eso podría explicar por qué los números podrían no ser tan altos... como las escuelas no están en sesión, no recibimos ninguna llamada de las escuelas”.

Agregó que la Oficina del Sheriff no responde a todas las llamadas relacionadas con angustia emocional en el condado, ya que las personas a veces se contactan directamente con los proveedores de servicios de salud mental.

Gonzales explicó que los diputados frecuentemente trabajan en colaboración con Asociados de Salud Comunitaria (Community Health Associates, o CHA por sus siglas en inglés), dirigen un equipo de respuesta a crisis para el condado las 24 horas.

El sherifato, dijo, actúa principalmente como el primer respondedor en caso de que haya personas heridas o el equipo de respuesta a la crisis no pueda llegar a la escena lo suficientemente pronto. Pero en última instancia, CHA aborda todas las crisis de salud mental directamente.

“Estoy seguro de que responden a las llamadas que no requieren nuestra asistencia”, dijo Gonzales.

La directora de la oficina de CHA en Nogales no respondió a varias llamadas en busca de comentarios.

Otro indicador

Gonzales dijo que la Oficina del Sheriff ha notado un aumento en otro indicador de estrés.

Desde enero, han recibido 41 llamadas de violencia doméstica. Eso es más del doble de las 19 llamadas que recibieron de enero a mayo en el 2019.

Tanto Gonzales como Durazo dijeron que esperan seguir viendo patrones similares en las llamadas relacionadas con la violencia doméstica y los problemas de salud mental, respectivamente, ya que el brote de coronavirus continúa teniendo efectos secundarios en otros aspectos de la vida cotidiana.

Durazo señaló: “Creo que vamos a continuar así porque la gente todavía tiene que adaptarse a la reapertura”.

(Traducción por Celina Cienfuegos.)

Load comments