A medida que los negocios sufren y las tasas de desempleo aumentan por los efectos de la pandemia de COVID-19, docenas de empleadores en el Condado Santa Cruz están recurriendo a un programa de préstamos federales con el propósito de mantenerlos solventes y a sus empleados en el trabajo.

Los préstamos del Programa de Protección de Cheques de Pago (PPP por sus siglas en inglés), que otorgan créditos de hasta $10 millones, dependiendo del tamaño del negocio, pueden ser luego “perdonados” por el gobierno.

David Esquivel, gerente de mercado de 1st Bank Yuma, dijo que hasta la semana pasada, el banco había otorgado 64 préstamos a clientes en su sucursal de Nogales, por un total de más de $11 millones.

“Esto ayuda a cubrir los costos de la nómina, mantiene las puertas abiertas – sabes que estos son tiempos difíciles”, dijo Esquivel.

Olivia Ainza-Kramer, presidenta de la Cámara de Comercio de Nogales-Condado Santa Cruz, dijo que la cámara había trabajado con más de 100 empresas en la preparación de solicitudes de préstamos PPP y que al menos 10 ya habían sido aprobadas.

Los préstamos son parte de CARES Act, el proyecto de ley de alivio de coronavirus que el Congreso aprobó el 27 de marzo, y son administrados por la Administración de Pequeños Negocios (SBA por sus siglas en inglés) de Estados Unidos a través de prestamistas aprobados. Si las empresas gastan la mayor parte del préstamo en costos de nómina y cumplen con otras condiciones, la SBA lo perdonará, lo que significa que los prestatarios no tienen que devolverlo.

Esquivel dijo que la mayoría de los clientes que habían recibido préstamos estaban relacionados con la industria de importación de frutas y verduras. Pero recitó una lista de destinatarios locales que también incluía agencias de aduanas, hoteles, restaurantes, empresas de servicios profesionales y compañías de transporte, algunas de las cuales habían recibido más de medio millón de dólares.

Ainza-Kramer dijo que conocía una serie de negocios de productos agrícolas que buscaban préstamos, así como fabricantes, mecánicos y restaurantes.

(Traducción por Celina Cienfuegos.)

Load comments