Con los casos de COVID-19 surgiendo en el Condado Santa Cruz, algunas tiendas y restaurantes locales están cerrando sus puertas de manera temporal o indefinida.

Eso generó preguntas sobre si las pruebas positivas de COVID-19 entre los empleados hicieron que las empresas cerraran.

Sin embargo, si el negocio en sí no quiere revelar esa información, no hay forma de confirmarla oficialmente.

Jeff Terrell, director de servicios de salud del condado, dijo que las empresas no están obligadas a cerrar, o incluso informar a los oficiales de salud, si un empleado da positivo por la epidemia.

“No hay nada que diga que una empresa tiene que cerrar una vez que está abierta porque alguien resulta positivo”, dijo.

Eso significa que tampoco hay forma de que el público confirme los rumores sobre infecciones entre los empleados de una empresa que todavía está abierta, a menos que la empresa misma decida revelarlo.

Mientras una orden ejecutiva emitida por el gobernador, Doug Ducey, exige algunas precauciones para las empresas, como establecer un plan de desinfección, dijo Terrell, depende de las empresas individuales decidir cómo lidiar con un empleado que da positivo.

Terrell dijo que el departamento de salud del condado generalmente se entera de dónde trabajan las personas que resultan positivas cuando se comunican con ellas como parte del programa de localización de contactos del condado.

“Entonces, sí, podemos estar comunicándonos a su trabajo para comprender, ‘Esta persona dio positivo y trabajó el sábado, domingo y lunes. ¿Con quién trabajó?’”, dijo Terrell.

Pero dijo que el condado no informará públicamente qué lugares de trabajo tienen empleados que hayan dado positivo, porque podría violar las normas federales de privacidad de la salud.

Nogales International ha publicado los nombres de algunas empresas locales, incluyendo varios almacenes de productos agrícolas, cuyos empleados dieron positivo por COVID-19. Pero en esos casos, los reporteros pudieron confirmar independientemente los casos positivos con los dueños o gerentes de negocios; la información no fue proporcionada por el gobierno del Condado Santa Cruz.

Terrell agregó que las regulaciones del código de salud dicen que los restaurantes deben informar ciertas enfermedades, como la hepatitis A, pero no hay ningún requisito de informe para COVID-19.

Y, dijo, las inspecciones de salud de los restaurantes han continuado como de costumbre en el Condado Santa Cruz, con inspectores usando máscaras y tomando otras medidas de precaución.

(Traducción por Celina Cienfuegos.)

Load comments