Clases

La maestra Jennifer Valenzuela da una lección en trigonometría a sus alumnos de Nogales High School en al 2015. Todavía existe incertidumbre sobre cómo y cuándo se reabrirán las escuelas locales.

Cristina Pereda dijo que su hijo Oliver ha estado pidiendo durante meses regresar a la escuela, esperando ver amigos.

“Me lo ha estado diciendo desde abril y mayo, me dice: ‘Quiero volver, estoy aburrido de estar aquí en la casa’”, dijo.

Pero Pereda dijo que le preocupa exponer a su hijo de quinto grado al enviarlo de regreso a la escuela para asistir a clases, al igual que exponer al resto de la familia, a COVID-19.

“Es una situación realmente difícil”, dijo Pereda.

Con el año académico 2020-21 inminente, los padres locales como Pereda se enfrentan a una difícil decisión: ¿Enviar a sus hijos de regreso a la escuela y potencialmente al riesgo de infección? ¿O mantenerlos en casa para la educación en el hogar o el aprendizaje remoto que brindan las escuelas?

Fernando Parra, superintendente del Distrito Escolar Unificado de Nogales (NUSD por sus siglas en inglés), dijo la semana pasada que un comité estaba buscando opciones para reabrir las escuelas de NUSD. Esas opciones podrían incluir horarios espaciados para reducir la cantidad de estudiantes en los edificios al mismo tiempo, lo que posiblemente traslade el primer día de clases a septiembre, o incluso la enseñanza solo en línea.

“Es complicado planear algo que continúa cambiando todos los días”, dijo Parra.

Esos cambios continuaron esta semana, cuando el Gobernador Doug Ducey anunció el lunes que el inicio de clases en aulas se retrasaría hasta el 17 de agosto, aunque las escuelas son libres de comenzar el aprendizaje a distancia antes de esa fecha.

Luego, Kathy Hoffman, la superintendente de la escuela estatal, dijo el martes que todavía no hay garantía de que habrá niños en las aulas el 17 de agosto.

“Existe la posibilidad de que esa fecha cambie”, dijo Hoffman a Capitol Media Services, y agregó que cualquier decisión final tendrá que basarse en si los padres están dispuestos y listos para enviar a sus hijos a las aulas de clases.

En respuesta a una encuesta enviada a las familias de NUSD, aproximadamente el 46 por ciento de los padres dijeron que no se sentían cómodos enviando a los estudiantes de regreso a la escuela, un 30 por ciento dijo que estaba “algo cómodo” y otro 17 por ciento que se sentía “muy cómodo”, según la información proporcionada por Parra.

Ventajas y desventajas

David Verdugo, superintendente del Distrito Escolar Unificado del Valle de Santa Cruz (SCVUSD por sus siglas en inglés) en Río Rico, dijo la semana pasada que las escuelas del distrito ofrecerían a las familias la opción de enviar a los niños a sus aulas o mantenerlos en casa.

Para niños de kinder y primer grado, la opción en salón de clases incluirá clases diarias; para los alumnos de segundo a duodécimo grado, esa opción incluirá asistir dos días por semana en la escuela.

Verdugo dijo que, en todos los niveles de grado, los horarios de los estudiantes se modificarán para reducir la cantidad de alumnos en cada salón de clases.

Kristine Lee, quien tiene a sus hijas inscritas en Calabasas Elementary School y Coatimundi Middle School en SCVUSD, dijo que ella y su esposo no enviarían a sus dos hijas a clases este otoño.

“Sabemos que hay ventajas y desventajas con la educación en el hogar/en línea, pero prefiero que mis hijas estén seguras en casa”, escribió en un correo electrónico.

Algunas preocupaciones de varios padres van más allá de la seguridad de los propios estudiantes.

“Muchos de nosotros, los Hispanos, estamos muy cerca de nuestros miembros de la familia de edad avanzada y en algunas familias, los niños incluso viven con sus abuelos”, dijo Pereda.

Agregó que, dado que trabaja durante el día, su hijo Oliver regularmente pasa tiempo con su abuela y bisabuela.

“Así que imagina que mi hijo va a la escuela y contrae el virus, luego se lo pasa a su bisabuela”, dijo. “Por lo tanto, no solo son ellos los que lo adquieren, sino que se lo pasan a los ancianos”.

Pautas de salud y seguridad

Todos los superintendentes dijeron que los planes de reapertura tendrían en cuenta las pautas de salud y seguridad, como el distanciamiento social y el uso de mascarillas.

Parra dijo que NUSD había capacitado al personal en procedimientos de limpieza y, si se requiere que los estudiantes usen máscaras faciales, el distrito tratará de proporcionarlos.

En SCVUSD, Verdugo dijo que el distrito planea enviar información a los padres sobre cómo las escuelas mantendrán el distanciamiento social y tomarán otras precauciones, así como celebrar una reunión y establecer una línea telefónica y un correo electrónico para que las familias hagan preguntas.

“Nuestro equipo ha estado trabajando muy duro para poner las cosas en su lugar”, dijo.

Pero las precauciones no son perfectas, especialmente con niños que podrían tener más dificultades para comprender las medidas.

“No sé cómo los maestros van a implementar el uso de mascarillas y las reglas de seis pies”, dijo April Silva, cuya hija de 8 años es estudiante en Coronado Elementary School en Nogales. “No veo que eso suceda, sinceramente”.

Parra dijo que cierto nivel de riesgo es inevitable: “Ojalá pudiéramos estar en una burbuja y decir que estaremos protegidos, pero ese no es el caso”.

(Traducción por Celina Cienfuegos.)

Load comments