BP (spanish)

El agente Frank Novotny prepara uno de los dos drones que tiene la estación de la Patrulla Fronteriza de Nogales.

La estación de la Patrulla Fronteriza de Nogales cuenta con dos drones y generalmente se usan en todos los turnos, de día y de noche. Ahora, a medida que avanza la tecnología de drones, la estación espera agregar aún más.

“Ayuda con la fuerza de trabajo, es un elemento disuasivo o puede detectar”, dijo el agente Daniel Bristol, que está a cargo del programa de drones en la estación de Nogales. “Este es uno de nuestros mejores recursos”.

El agente Alan Regalado, vocero de la Patrulla Fronteriza en Nogales, dijo que además de ser un “multiplicador de fuerza”, los drones a veces son una forma más segura de comenzar a recopilar información sobre las personas que cruzan la frontera que enviar agentes directamente a ellos.

“No sabemos quiénes son estas personas cuando las encontramos, o antes de que las encontremos”, dijo.

Pero los críticos dicen que los pequeños drones son otra tecnología, como grandes drones y torres de cámaras, que pueden invadir la privacidad de los residentes de las zonas fronterizas.

“Un multiplicador de fuerza está muy bien, a menos que signifique que incluya poner el equivalente de un agente federal en una división aérea sobre su patio trasero, que es uno de los problemas con gran parte de la tecnología de la Patrulla Fronteriza y su efecto en la privacidad y las libertades civiles de las comunidades fronterizas”, dijo Jay Stanley, analista de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU por sus siglas en inglés).

Los agentes de la Patrulla Fronteriza dijeron que tratan de evitar sobrevolar áreas residenciales y que los drones son más útiles en áreas remotas y accidentadas a las que los humanos o camiones les tomaría mucho tiempo en llegar.

“La mayoría de las veces, ni siquiera me acerco tanto a la ciudad”, dijo Novotny.

Aun así, dijo que en “circunstancias exigentes” como una persecución activa, la agencia podría usar los drones en áreas pobladas.

Un correo electrónico de seguimiento de la Patrulla Fronteriza declaró que las operaciones con drones “no violan la privacidad individual”.

Grandes y pequeños

Durante varios años, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU (CBP por sus siglas en inglés), la agencia matriz de la Patrulla Fronteriza, ha utilizado grandes drones como el depredador de 26 pies de largo. El programa de drones pequeños es relativamente nuevo.

En Nogales, dijo Bristol, los agentes comenzaron a volar los pequeños drones en la primavera de 2020. Un miércoles reciente, Bristol y el agente Frank Novotny demostraron un modelo de 10 libras llamado SkyRaider que mide aproximadamente un metro en su punto más ancho. El segundo dron de la estación es una embarcación más pequeña de cinco libras llamado Indago, que se puede llevar en una mochila. Aproximadamente 20 agentes en la estación local están capacitados para pilotar uno o ambos drones.

Los agentes dijeron que vuelan los drones frecuentemente al oeste del puerto de entrada de Mariposa en un área conocida como King Louis Point, así como en el desierto al este de Nogales, al sur del vecindario de Kino Springs. Bristol dijo que una vez se fue a Ruby, el pueblo fantasma en el oeste del Condado Santa Cruz y, al encontrar la reja cerrada, estacionó su camioneta y lanzó un dron para rastrear a las personas en el área.

Además de rastrear a las personas que han cruzado la frontera en Estados Unidos, los agentes a veces vuelan los drones cerca de la frontera cuando ven personas en el lado de México que creen que se están preparando para cruzar. La vista y el sonido de un vehículo aéreo no tripulado que vuela bajo al borde de la cerca pueden convencer a la gente de que no es un buen momento para cruzar, dijeron.

La cámara del dron con zoom (los agentes mostraron con entusiasmo su capacidad para enfocar sujetos lejanos) también toma fotos y videos. Depende de los pilotos individuales decidir cuándo comenzar a grabar, pero Bristol dijo que la agencia tiene una política para eliminar videos.

Si una foto o video se considera “no probatorio”, se supone que debe eliminarse dentro de los 30 días, dijo. Si contiene evidencia útil, se supone que debe eliminarse dentro de los 90 días, pero solo después de completar algunos documentos para que la evidencia no se elimine antes de las fechas de corte relevantes.

En el futuro

La Patrulla Fronteriza no es la única agencia policial local que utiliza drones.

El Departamento de Policía de Nogales (NPD por sus siglas en inglés) también tiene un dron, pero el jefe del NPD, Roy Bermúdez, dice que se usa con poca frecuencia y principalmente para tomar medidas en la escena de accidentes de vehículos o delitos graves.

Bermúdez dijo que NPD limita su uso de drones específicamente para evitar problemas polémicos en torno a la privacidad y el uso apropiado de la tecnología.

Aun así, con la tecnología de vuelo no tripulado avanzando rápidamente, las agencias policiales locales y federales ven un futuro con un mayor uso de drones.

Stanley, el analista de ACLU, dijo que la gente debería tener voz y voto en cómo se utilizan los drones en sus comunidades.

“Algunas comunidades podrían estar de acuerdo con una mayor vigilancia en algunos aspectos a cambio de otros beneficios. Otras comunidades pueden decir: ‘No, gracias’”.

Al menos, dijo Stanley, la gente debe tener conocimiento de qué están haciendo las fuerzas del orden con los drones en su área.

“Esta es una tecnología nueva y es importante que las comunidades fronterizas comprendan exactamente cómo se está utilizando”, dijo.

(Traducción por Celina Cienfuegos.)

Load comments