Eddie Huerta (spanish)

Eddie Huerta del Condado Santa Cruz le dijo al NI que, debido a una orden estatal en respuesta al brote de coronavirus, el condado ha puesto en pausa los avisos de desalojos. Agregó que nada más están otorgando avisos de desalojo para inquilinos que dañen propiedades.

A principios del año, el agente del Tribunal de Justicia del Condado Santa Cruz, Eddie Huerta, cumplía entre ocho y 10 avisos de desalojo al mes, dijo.

Pero una orden ejecutiva emitida por el gobernador, Doug Ducey, el 24 de marzo detuvo a 120 días en la mayoría de los desalojos de inquilinos afectados por la crisis de COVID-19.

Ahora, dijo Huerta, los únicos avisos de desalojo que está prestando son para inquilinos que supuestamente están dañando propiedades. Y no ha hecho ninguna aplicación de desalojo desde que comenzó la crisis.

En el Tribunal de Justicia del condado, los propietarios no han presentado muchas solicitudes de desalojo en los últimos meses. La secretaria civil, Rita Hawkins, contó siete de esos archivos en marzo, seis en abril y tres hasta el 27 de mayo. De ellas, solo una solicitud de desalojo se había otorgado en marzo y abril; ninguno fue otorgado en mayo.

Pero eso no significa que la crisis no haya afectado a los inquilinos en el Condado Santa Cruz.

Jon Sandler, propietario de la empresa de administración de propiedades Grant Properties, dijo que entre 10 y 12 inquilinos, o entre el 5 y el 10 por ciento de todas las unidades que administra, se habían retrasado en los pagos desde que comenzó la pandemia.

Según Cecilia Brown, coordinadora regional de SEACAP, una organización sin fines de lucro que administra los fondos localmente, tres personas en el condado han recibido dinero a través del programa estatal COVID-19 Rental Eviction Prevention Assistance.

Brown dijo que SEACAP entregó $1,970 a los tres inquilinos para el mes de abril y que estaban en el proceso de volver a solicitar para recibir dinero para mayo.

Para las familias que no reciben ayuda y se quedan cortas a fin de mes, los costos de alquiler podrían priorizarse sobre otras facturas, dijo la agente de bienes raíces de Nogales, Nanci Pottinger.

Pottinger, quien administra cerca de 55 propiedades de alquiler en el área local, dijo que estaba gratamente sorprendida de que todos sus inquilinos hubieran pagado la totalidad de mayo, aunque perdonó las tarifas por algunos pagos atrasados.

“Hubiera negociado con cualquiera” para hacer un plan de pago, agregó Pottinger.

‘Una situación incómoda’

Para unos pocos desafortunados, el alquiler ha aumentado desde que comenzó la pandemia.

Sandler dijo que aumentó las cuotas mensuales en un “pequeño número” de las propiedades que administra. Dijo que esas alzas de alquileres estaban programadas antes de la crisis y estaban destinadas a alinear los alquileres con los precios del mercado.

En las unidades de vivienda pública operadas por Nogales Housing Authority (NHA), los inquilinos pagan el alquiler que se basa en los ingresos de su hogar, según el director de NHA, Micah Gaudet.

Dijo que la NHA había recibido $1,200 menos en pagos de alquiler en abril en comparación con abril del 2020.

Luis Alatorre, quien representa a un grupo de inquilinos en el complejo de departamentos Casas de Anza de NHA, estimó que 30 o 40 por ciento de los inquilinos en el complejo tenían problemas para pagar el alquiler, pero dijo que el desalojo por falta de pago no era una preocupación importante.

En el futuro, los propietarios dijeron que no estaban seguros de qué esperar.

Sandler dijo que anticipaba que el retraso de desalojo podría extenderse hasta fin de año. Eso podría crear problemas para los propietarios, que podrían encontrarse sin los medios para hacer los pagos de la hipoteca.

“Creo que existe el mito de que las personas que poseen propiedades de alquiler son ricas… ese no es el caso”, dijo, y agregó más tarde: “Es una situación incómoda para todos”.

(Traducción por Celina Cienfuegos.)

Load comments