Estrada y Fuentes

El Sherif Antonio Estrada, a la izquierda, y el Capitán Rubén Fuentes, en diciembre del 2020.

La Oficina del Procurador General de Arizona ha presentado una acción civil contra el ex alguacil Antonio Estrada y su segundo al mando, el capitán Rubén Fuentes, con el propósito de recuperar aproximadamente $200,000 en horas extra no trabajadas que fueron pagadas a los empleados de la Oficina del Sheriff entre 2013 y 2018.

Sin embargo, la demanda presentada el miércoles pasado en Maricopa County busca más que solo los $196,842 que el Auditor General de Arizona dijo que se pagaron bajo el esquema desde junio de 2013 hasta septiembre de 2018. El procurador general también está buscando daños triples bajo las disposiciones de acto de crimen organizado en Arizona, que podría poner a Estrada y Fuentes en el anzuelo por casi $600,000 en restablecimiento y multas, informó The Associated Press.

Douglas Clark, un abogado de Tucson que representa a Estrada, calificó la denuncia como “absurda” y dijo que no creía que Estrada terminaría pagando en relación al asunto.

“No fue nada de lo que Fuentes o el alguacil Estrada se beneficiaran”, dijo Clark. “Todo el mundo lo sabía, desde el administrador del condado hacia abajo. Se hizo durante años, ese era un procedimiento operativo estándar, y fue aprobado por todos”.

El problema surge de una práctica adoptada por la Oficina del Sheriff como una forma de compensar a los empleados que realizaban tareas adicionales. Según el informe del auditor, los supervisores les dijeron a los empleados que reclamaran una hora extra cada día que realizaban tareas más allá de su nivel salarial.

Mientras los auditores solo revisaron documentos que datan de 2013, la queja del auditor general afirma que Estrada admitió haber creado la práctica en el 2000, y que Fuentes admitió saber que existía la práctica antes de convertirse en capitán en el 2007.

También afirma que Estrada y Fuentes ascendieron a dos empleados a tenientes sin la aprobación previa de la Junta de Supervisores del Condado Santa Cruz, como se requería, y les ordenaron a los dos tenientes que reportaran las horas extras no trabajadas como compensación por sus ascensos.

Según la denuncia, el llamado “plan de compensación por horas extras” llegó a su fin en octubre de 2018 cuando la administradora del condado, Jennifer St. John, se enteró de la situación y lo reportó a la Oficina del Auditor General de Arizona.

El auditor completó su informe y lo remitió al procurador general el 29 de abril de 2021 “para la acción apropiada”.

Estrada se negó a comentar cuando se le contactó el jueves por la tarde, pero Clark, su abogado, dijo que el caso “parecía bastante típico de la política de Nogales”.

La Oficina del Sheriff está ahora bajo el mando del alguacil David Hathaway, quien ganó el puesto en las elecciones generales de noviembre pasado después de que Estrada decidiera no postularse para un octavo mandato. Fuentes dejó el puesto pocos días después de que Hathaway asumiera el cargo, pero el nuevo alguacil felicitó a Fuentes por su trabajo y dijo que no lo habían “destituido por causa”.

(Traducción por Celina Cienfuegos.)

Load comments