Un grupo de voluntarios locales ha restaurado la deteriorada tumba de Charley Williams, un hombre de color que se mudó a Nogales a fines del siglo XIX y se hizo famoso por sus habilidades musicales y acciones de caridad.

Cuando la voluntaria Faith Posey se topó por primera vez con la tumba de Williams en el cementerio de la ciudad de Nogales, la lápida se había decaído con el tiempo, lo que provocó que una parte se rompiera. También estaba rodeado de hierbas que hacían que la tumba fuera menos notoria entre el resto, dijo Posey.

Ahora, la tumba se destaca una vez más con su lápida alta y con una cruz en la parte superior, unida por una manga de cobre que ayuda a cubrir la parte que se había roto. Lleva grabado en mayúsculas el nombre de Charley H. Williams, mejor conocido como “Banjo Dick”.

“Charley Williams nació en la esclavitud y llegó a Nogales a fines del siglo XIX como sirviente”, dijo Posey, y agregó que, aunque estaba emancipado en el momento de su llegada aquí, continuó trabajando como sirviente. Murió en 1920.

Williams nació en Kentucky el 30 de diciembre de 1849, según un proyecto de historia afroamericana de la Universidad de Arizona. Se mudó a Tucson en 1872 para trabajar para un hombre llamado L.A. Smith y su familia como un “hombre completo”, criando niños, lavando, planchando y encargado de la librea, según los archivos de la UA.

Más tarde comenzó a tocar el banjo como medio de expresión y para reunir un poco más de dinero, lo que le hizo ganar el apodo de Banjo Dick.

Vida en Nogales

Williams se mudó a Nogales en 1891, según los archivos de la UA, donde dirigió un lugar de limpiado de botas durante algunos años y continuó compartiendo con la comunidad sus habilidades con el banjo.

“Salía al parque en Morley Avenue por las tardes y tocaba el banjo para los niños”, dijo Posey.

Agregó que también es conocido por ser el primer hombre de color en poseer una mina en Arizona, que se llamaba Banjo Dick Mine.

Posey dijo que se familiarizó con su historia mientras era miembro de la Sociedad Histórica de Pimeria Alta. En algunos de los archivos del museo, dijo, había registros de que Banjo Dick fue señalado por otros miembros de la comunidad como un hombre que siempre estaba dispuesto a echar una mano para las donaciones.

“Cuando diferentes entidades de la ciudad estaban haciendo actividades caritativas, siempre contactaban a Banjo Dick para que les ayudara porque él conocía a todos y a todos los que necesitaban ayuda y todo eso”, dijo Posey.

Dijo ella que se topó con su tumba por coincidencia mientras paseaba a su perro por el cementerio un día. Y hace unos dos meses, reunió a varios artistas y voluntarios locales para restaurar la tumba de Williams y ayudar a preservar su memoria.

La restauración de la tumba se realizó como parte del Proyecto Mingus de los Defensores de las Artes de Santa Cruz, que honra al famoso músico de jazz y nativo de Nogales, Charles Mingus.

(Traducción por Celina Cienfuegos.)

Load comments