Entregas

Algunos restaurantes locales están ofreciendo servicio de entrega luego de la prohibición de las cenas dentro de sus lugares.

Los restaurantes locales, cuyo negocio depende de las reuniones sociales y que frecuentemente operan con márgenes de ganancia reducidos, se encuentran entre las empresas más afectadas por la pandemia de coronavirus.

Muchos han cerrado, al menos temporalmente, a raíz de la prohibición de las cenas dentro de estos lugares y un aumento general en el distanciamiento social.

Sin embargo, algunos restaurantes alrededor del Condado Santa Cruz se han aventurado en un nuevo territorio, atendiendo a la renuencia de las personas a abandonar sus hogares ofreciendo entregas.

En Wisdom’s Cafe, el popular restaurante mexicano con ubicaciones en Tumacácori y Tubac, la propietaria Celeste Wisdom dijo que había estado considerando agregarle al restaurante el servicio de entrega, pero la pandemia de COVID-19 aceleró su decisión.

“Aquí viene esto, y es como, ‘¡Ahora tenemos que hacerlo!’”, dijo.

Wisdom dijo que su nuevo servicio de entrega sigue estrictamente las pautas de distanciamiento social.

“Cuando entrego a domicilio, toco el timbre, luego dejo el pedido en la mesita afuera para ellos”, dijo. “Luego salgo de su patio y saludo, y me voy al siguiente”.

Nickel’s Diner en Río Rico hizo una decisión similar después de que las reglas estatales pusieron fin a la cena informal.

“En realidad estábamos pensando en hacer el servicio de entrega antes de que todo esto sucediera, pero solo nos tomábamos nuestro tiempo para hacerlo, por lo que no obtuvimos ninguna de las máquinas de tarjetas de crédito o menús para llevar, nada de eso”, dijo la gerente Amelia González.

“Pero en el momento en que cerramos (para el servicio de asiento)... al día siguiente estábamos hablando por teléfono con nuestra compañía de tarjetas de crédito, haciendo más menús para llevar, realmente sucedió muy rápido”.

Ahora, dijo González, están ofreciendo comida para llevar que pueden recoger en la acera, entregas a domicilio gratuitas y han convertido a los camareros en conductores.

El propietario de Pizzapollis, Héctor Valdez, dijo que la pizzería de Nogales comenzó a centrarse en las órdenes de comida para llevar después de que cerraron su servicio de asiento en respuesta a las órdenes estatales. Eso resultó en una gran caída en las ventas, dijo, y han reducido las horas de personal.

González dijo que Nickel’s había perdido aproximadamente la mitad de sus ventas, pero que aun así había logrado obtener ganancias y no había reducido las horas de personal.

Además de luchar para establecer pagos electrónicos y menús para llevar, han batallado por obtener algunos ingredientes básicos, a medida que las interrupciones de la cadena de suministro afectan a la industria de servicios de alimentos.

Celeste Wisdom, la propietaria de Wisdom’s Cafe, dijo que era difícil implementar el servicio de entrega ya que operaba con una fuerza laboral mucho más pequeña. Wisdom, su esposo e hijos, y un equipo maestro de seis empleados han estado dirigiendo el programa después de que ella despidiera temporalmente a la mayoría de su personal.

Wisdom dijo que las ventas de alcohol de entrega por ventanilla y a domicilio, recientemente permitidas por la orden ejecutiva del gobernador, Doug Ducey, que prohíbe las cenas dentro del restaurante, estaban ayudando a mantener el negocio a flote. Las margaritas del restaurante, en particular, han sido populares.

“Es un tipo de situación semanal”, agregó, “simplemente sumando números y descifrar si está funcionando o no”.

El gobierno del Condado Santa Cruz mantiene una página del web con información sobre los restaurantes locales que siguen ofreciendo servicio para llevar y de entregas. Está en www.santacruzcountyaz.gov/734/Inventory-and-status-of-local-food-store.

(Traducción por Celina Cienfuegos.)

Load comments