Flowers

Flores conocidas como calthrop o “Arizona poppies” cubren una lomita en Nogales.

Las laderas, los jardines delanteros e incluso las franjas intermedias de las carreteras en todo el Condado Santa Cruz se han visto exuberantes, coloridas y, a veces, cubiertas de matorrales en las últimas semanas, ya que las lluvias monzónicas han traído una oleada de crecimiento de plantas.

Flores silvestres amarillas, púrpuras y rojas han brotado entre los pastos altos en el área local. Y todo el crecimiento de las plantas no es solo bonito, también significa mucho alimento para el ganado, los jabalines y otros animales. Las mariposas también abundan este año.

“Para mí, es una verdadera celebración”, dijo Vincent Pinto, un biólogo de vida silvestre que dirige recorridos con Raven’s-Way Wild Journeys en Patagonia. “Esta ha sido una gran fiesta para alguien que ha sido conservacionista durante toda su vida”.

Pinto dijo que el clima húmedo también ha provocado el canto de los pájaros de algunas especies locales que se reproducen durante esta época del año, como el gorrión de Botteri y el gorrión de Cassin. “Literalmente comienzan a cantar cuando escuchan truenos y ven nubes”, dijo.

El monzón de 2021 sigue a un 2020 brutalmente seco que se denominó “non-soon”. Los pluviómetros alrededor del Condado Santa Cruz midieron un promedio de solo 5.61 pulgadas de lluvia durante toda la temporada de monzones de 2020, que se extiende desde el 15 de junio hasta el 30 de septiembre. Eso es aproximadamente la mitad del promedio estacional de 11 pulgadas.

Sin embargo, esta temporada algunos medidores en el condado ya han medido 14 pulgadas o más.

Efecto refrescante

Las condiciones húmedas significan más pastos verdes que normalmente salen durante los meses de verano. Pero también significan que algunas plantas con flores que habían estado inactivas y ahora se están asomando.

“Esas semillas están esperando, esperando, esperando el año adecuado”, dijo Pinto.

Además de ayudar a que crezca la vida vegetal, las lluvias de verano suelen tener un efecto refrescante, lo que puede alentar a algunas criaturas pequeñas a volverse más activas durante el día.

“Yo diría que es probable que la gente vea más de herpetología (reptiles y anfibios) durante un buen monzón”, A.J. Lander, gerente de vida silvestre del Departamento de Caza y Pesca de Arizona (AZGFD por sus siglas en inglés), dijo en un correo electrónico. “Normalmente, cuando hace calor y está seco, solo pueden estar activos por la noche. Con las condiciones como están, los reptiles y anfibios pueden estar más activos durante el día. Esto es especialmente cierto para nuestras especies de sapos y ranas”.

Sin embargo, el crecimiento de las plantas no acerca a todos los animales a donde los residentes locales podrían verlos. Cuando hay suficiente lluvia, es más probable que los venados y el borrego cimarrón permanezcan en elevaciones altas donde las temperaturas son más frías, según Mark Hart, portavoz de AZGFD.

El clima húmedo también es bueno para los insectos, incluidos los no deseados, como los mosquitos, las moscas domésticas y las termitas.

Mientras tanto, otros insectos están creciendo y retribuyendo al ecosistema. Por ejemplo, las polillas y las orugas son una fuente de alimento para muchas aves, murciélagos y reptiles. Las polillas halcón o esfinge, que también se han visto en grandes cantidades esta temporada, son importantes polinizadores para las plantas del desierto.

“Hay algunas criaturas bastante benignas y maravillosas allá afuera. Simplemente no sabemos necesariamente qué son a veces cuando los encontramos, y eso genera muchas preguntas”, dijo Dawn Gouge, entomóloga de salud pública de la Universidad de Arizona, a Green Valley News.

(Traducción por Celina Cienfuegos.)

Load comments