Gas 1 (copy)

Las restricciones transfronterizas del gobierno de Estados Unidos tienen como propósito proteger a la comunidad de la propagación del COVID-19. Pero también ha provocado dificultades para una amplia gama de negocios de Nogales que tradicionalmente cuentan con las ventas de los compradores mexicanos.

Esos negocios incluyen las estaciones de gasolina de la ciudad.

Antonio Haro, propietario de Fuel Express Depot, ubicado tres cuadras al norte del puerto de entrada Dennis DeConcini, dijo que sus ventas han bajado alrededor del 80 por ciento desde que las restricciones de viajes entraron en vigor en marzo.

“Realmente necesitamos a la gente de México”, dijo.

A Fernando Rojo, propietario de las estaciones Fiesta y Jumpin’ Jack en Mariposa Road, tampoco le ha ido muy bien. Dijo que hay demasiadas estaciones locales para atender solamente a los residentes de Nogales, Ariz.

“Estamos trabajando a 30 por ciento, debido a que somos muchas gasolineras para la ciudad de Nogales, para la población de Nogales”, el dijo. “Ya nos hace mucha falta el tráfico mexicano que venía a cargar gasolina”.

Hay una razón por la que los conductores mexicanos frecuentemente prefieren echar gasolina en Estados Unidos: las bombas en Arizona regularmente cobran precios más bajos que las de Sonora.

El 14 de diciembre, la mayoría de las estaciones en Nogales, Sonora, cobraban entre $14.20 y $14.60 pesos por litro de gasolina regular, el equivalente es de $2.66 a $2.74 dólares por galón.

Mientras tanto, las estaciones en Nogales, Ariz. estaban ofreciendo un galón de combustible sin plomo de 87 octanos por menos de $2.00 dólares, como Fastrip ubicado en Mariposa Road y Grand Avenue a tan solo $1.89.

Rojo ha sobrellevado la caída de las ventas de la forma en que lo han hecho la mayoría de las empresas: reduciendo sus costos.

“Si antes teníamos turnos de dos personas, ahorita tenemos turnos de una sola persona”, él dijo.

La estación Fiesta, a menos de dos millas al norte del puerto de entrada de Mariposa, también vende combustible diesel a tráilers comerciales que cruzan la frontera. Las ventas de diesel también han bajado este año, pero no tanto como la gasolina regular, dijo Rojo.

Pero, aunque la cantidad de estaciones de gasolina es alta para la cantidad de residentes en Nogales, los conductores locales pueden esperar aún más opciones para echar gasolina en un futuro cercano.

Lupita Gallego, quien anteriormente fue gerente en Fastrip del área local, planea abrir una estación de Chevron en la ubicación de North Grand Avenue del antiguo Pronto Market. Si los permisos lo permiten, dijo, la nueva Chevron podría abrir sus puertas a fines de esta semana.

“Estábamos esperando que la frontera estuviera abierta para entonces”, dijo Gallego, pero agregó que no había considerado posponer la fecha de apertura debido a las restricciones de viajes.

(Traducción por Celina Cienfuegos.)

Load comments